Deportes

España busca centrales entre la escasez

Luis Enrique no se queja, pero en el centro de la defensa no sobran jugadores. Hugo Guillamón, que juega como centrocampista en el Valencia, es la última novedad

Laporte, con la pelota en un rondo de la selección
Laporte, con la pelota en un rondo de la selección FOTO: Cabalar EFE

La retirada voluntaria de Piqué y las lesiones de Sergio Ramos dejaron un agujero en el que había sido uno de los lugares más seguros de la selección, el centro de la defensa. Piqué se fue antes de que llegara Luis Enrique y Ramos, imprescindible para el seleccionador hasta hace un año, desapareció por las lesiones sin esperanza de vuelta, al menos a corto plazo.

Luis Enrique ha probado de todo, ha confiado en futbolistas que no jugaban en su equipo, como Eric García cuando estaba en el Manchester City, ha nacionalizado a Laporte, ha alineado a dos centrales zurdos a la vez... Y sigue investigando. La llamada de Hugo Guillamón para sustituir a Diego Llorente en esta convocatoria es el último síntoma de que no sobran centrales en España.

El jugador del Valencia ha empezado esta temporada a jugar como mediocentro defensivo con Bordalás y sólo ha regresado al centro de la defensa en situaciones de urgencia. Pero Luis Enrique lo ha llamado para tapar la escasez en el centro de la defensa.

Antes de la Eurocopa, cuando el positivo de Busquets por covid hizo pensar que podría haber alguna baja en la lista, el elegido para completar los entrenamientos fue Raúl Albiol, que cumplió 36 años en septiembre.

Pero Luis Enrique no transmite dudas sobre sus centrales. Ni siquiera cuando le preguntan, como sucedió después del partido contra Albania, por la falta de altura y las dificultades para defender los centros laterales y la pelota parada. «Es muy fácil, que no hagan ninguna falta y que no haya ningún córner, que es lo que conseguimos en la mayoría de partidos. Lo que no puedo conseguir es que crezcan los jugadores, pero esto es fútbol, no basket, con lo cual el balón tiene que ir por abajo, rápido, con velocidad. Estoy muy contento con los centrales y me puedo quejar poco», explicaba el seleccionador. «Al fútbol se juega con el balón por abajo y circulando rápido. Esas son nuestras armas y cuando el rival juega por arriba ya lo combatiremos, como hemos hecho hasta ahora. Contra un tío de 1,90 cuando le envían un balón largo los centrales de 1,90 también sufren», añadía. Para ese juego por abajo ha encontrado en Eric García uno de sus futbolistas ideales. «Me aporta lo que les pedimos a todos: salida de balón, que sea agresivo sin balón y que defienda de manera colaborativa. Para nosotros la posición de central es vital, debe saber dar la continuidad necesaria, saber filtrar pases, es una de las posiciones más complejas. Incluso cuando estaba en el club y no participaba mucho pensábamos que era un jugador con muchas posibilidades y así lo está demostrando en el Barça y en la selección», dice.

«Si hay un problema defensivo es de los once jugadores o de los 14 o 15 que participaron. Y del entrenador, por supuesto», admite Luis Enrique. «Si alguien pretende que los rivales nos hagan cero daño es imposible. Y somos de los equipos a los que menos peligro le generan, pero de ahí a que no nos generen nada hay un camino», añade.

Luis Enrique está contento con los centrales, pero por si acaso no descarta el regreso de Piqué para el Mundial: «Es un jugador español que cumple cualquier requisito para jugar con la selección. Si él quiere y tiene ganas podría ser».