Deportes

Unión Española: ¿Un equipo de fútbol franquista en Chile?

Llevar el Águila de San Juan en su escudo lo ha llevado a ser calificado de “facha” en incontables ocasiones aunque sus orígenes son muy diferentes. 125 años después de su fundación el debate sigue abierto

Unión Española
Unión Española FOTO: @UniónEspañola larazon

El fútbol siempre ha sido un escenario ideal para los diferentes sistemas políticos, un hábil instrumento de propaganda y un elemento clave en la historia. Así pasó con la instauración de la II República en 1931 cuando muchos clubs pierden el calificativo de “Real” en su nombre y desaparece la corona real de sus escudos y eso fue también lo que hizo Franco ante la relevancia adquirida por el deporte rey en nuestro país. Con la llegada del franquismo no solo se cambiaron los nombres de los clubes o sus escudos, sino que se trató de borrar de un plumazo a cualquier personaje futbolístico vinculado a la República. Pero el fútbol también ha sido un fiel reflejo de la historia de aquellos inmigrantes que dejaron su patria por razones económicas o políticas y que dejaron su impronta española por medio mundo y, por supuesto, también en el fútbol más allá de nuestras fronteras.

Unión Española, uno de los equipos más laureados de Chile, cumplió el pasado 18 de Mayo 125 años de existencia desde que un grupo de descendientes españoles lo fundara el 18 de mayo de 1897 bajo el nombre de Centro Español de Instrucción y Recreación. La institución tenía como objetivo ofrecer un espacio de socialización y deporte para los inmigrantes españoles que no tenían condiciones económicas para acceder a clubes de la época.

Según varios estudios históricos, como el titulado ‘El pasado vuelve a marcar el presente: la emigración española’, realizado por varios integrantes de la Universidad de Valladolid y la Complutense de Madrid que España tuvo dos periodos de máxima salida de españoles al exterior. Uno de ellos está comprendido entre 1880 y 1935. A finales del siglo XIX, surgió una gran oleada de españoles emigrantes, como consecuencia del abandono del Estado de uno de los pilares económicos por aquel entonces, como era la agricultura. Como consecuencia, cuatro millones de españoles se marcharon a países de Iberoamérica, formando un éxodo brutal. Además, otros muchos españoles ya emigraron a Chile entre los siglos XVI y XVIII, cuando el país formaba parte del Imperio español.

Un símbolo de la emigración española

De este éxodo nace lo que fue el Centro Español de Instrucción y Recreación el 18 de mayo de 1897, con el objetivo de ser un incentivo para aquellos inmigrantes españoles que no tenían recursos para acceder a los clubes sociales de la época. Formado por un grupo de españoles residentes en Chile, en mayo de 1933, unido ya a la Unión Deportiva española, participó en la creación de la Liga Profesional de Football de Santiago, primera organización de fútbol profesional en el país y germen la actual Primera División de Chile junto a Colo-Colo, Bádminton, Audax Italiano, Green Cross, Morning Star, Magallanes y Santiago National.

En esa primera competición, el equipo disputó la final del trofeo apertura ante Colo-Colo, con el que perdió por 2-1, y quedó en cuarta posición tras el clausura.

Su refundación oficial, no obstante, se hizo efectiva el 12 de abril de 1934, tras la fusión del Centro Español de Instrucción y Recreación con la Unión Deportiva Española, donde pasó finalmente a denominarse Unión Española.

Desde entonces, ha ganado siete ligas, dos ediciones de la Copa de Chile, una Supercopa chilena y un campeonato de Primera B, además de llegar a la final de la Copa Libertadores en 1975, que perdió ante el Independiente argentino.

Es el segundo equipo con más participaciones en primera división (87), solo superado por Colo Colo, y forma parte de los llamados equipos coloniales con del Audax Italiano y el Palestino, sus rivales más enconados.

Por sus filas han pasado figuras del fútbol español y chileno como Fermín Díaz de Lecea, Claudio Río, José Egéa (delantero procedente del Español de Barcelona), Honorino Landa, Marcelo Vega, Hernán Fernández o Juan Machuca y de otras nacionalidades como el panameño De la Valdés. También defendieron su camiseta los dos hijos del antiguo presidente del Real Madrid Lorenzo Sanz.

Desde 2008, el club es administrado por la Universidad Internacional SEK por medio del presidente de la junta directiva, el empresario español radicado en Chile Jorge Segovia.

Es, además, uno de los pocos equipos de Chile que tiene estadio propio, el Santa Laura. Sin embargo, la sombra de la dictadura siempre ha planeado sobre su ya centenaria historia.

¿Un equipo franquista?

Hay reseñas de la época que le atribuyen un pasado vinculado al franquismo y que incluso aseguran que fue tanta la identificación con Franco de parte de las autoridades de Unión Española, que en abril de 1939, y tras establecerse la administración franquista en España, se llevó a cabo una celebración en el Estadio Santa Laura, a modo de festejo por la victoria Nacionalista. Sin embargo, otros muchos historiadores mantienen lo contrario y aseguran que los calificativos de “facha” se deben más bien a su escudo y no a su historia.

El escudo de la Unión Española es el Águila de San Juan, que había sido utilizada por los Reyes Católicos dentro de su escudo de armas y que fue rescatada del olvido por Francisco Franco. Sin embargo su emblema es anterior. “La Roja”, por el color de su camiseta que comparte con la selección española, llevaba como emblema el León de Flandes. Pero a partir de 1935, por concurso, se establece el símbolo de los Reyes Católicos, sin saber, como es lógico, que un año después los fascistas adoptarían el mismo, con algunas modificaciones. Esto ha llevado a interpretaciones erróneas sobre el origen o los valores del club desde fuera de sus fronteras.

En cualquier caso, el club no fue ajeno a la situación que se vivía en España. Según recoge su propia página web, en 1939, el club disputó un solo encuentro (cayó derrotado por 2-4 ante Colo-Colo) y lo hizo bajo la denominación de Central para evitar las criticas y enfrentamientos que provocaba su nombre. Posteriormente, el club entró en receso por decisión de la directiva, a causa de la Guerra Civil Española, suceso que fragmentó la institución por dentro. Se tomó la decisión de anular el resultado y excluirlo de las estadísticas. Pese a esto, el club volvió a disputar el torneo en el año siguiente. Producto del receso, la plantilla de Unión Española había sido desmantelado casi en su totalidad por otros clubes, quienes contrataron a las emergentes figuras del equipo. Por este motivo, se contrató para 1940 al entrenador español Manuel Casals, quien debió construir un nuevo plantel basado en los jugadores jóvenes de las divisiones inferiores.

Pero en 1943, después de vivir el dolor de la guerra, llegó la primera estrella para el Club, al coronarse campeón del fútbol chileno, campeonato dominado hasta entonces por Colo Colo y Magallanes. Lo volvería a hacer otras seis veces más, siendo la última en el Campeonato de transición 2013.

Como recuerdo a todos los españoles que emigraron a Chile, entre la afición en los partidos, se puede ver la bandera de España, la de Chile, la de Catalunya, la separatista catalana, la de Euskadi o la republicana con el objetivo, según sus seguidores de honrar a los padres, abuelos y bisabuelos que pasaron por el país chileno, independientemente de su origen e ideología. Sin embargo, más de un siglo después, el debate sigue abierto.