Deportes

Polémica

«Hackeada, mi coño». La respuesta de Bob Pop a Iker Casillas por su tuit borrado

El exportero borró una publicación en la que decía que es gay y aseguró que le habían hackeado la cuenta

Maricón perdido
Maricón perdidoTNT.

Iker Casillas ha publicado esta mañana un tuit en el que se declaraba gay. «Espero que me respeten», decía. El tuit no era más que una manera desafortunada de decir a la prensa rosa que le deje en paz después de que se haya publicado en los últimos días una supuesta relación con Alejandra Onieva, la hermana de Íñigo Onieva, el exprometido de Tamara Falcó.

Después rectificó, borró el tuit y aseguró que le habían hackeado la cuenta, además de pedir perdón a sus seguidores y, especialmente, a la comunidad LGTBI. Las respuestas no se han hecho esperar, pero ninguna tan contundente como la de Bob Pop. «Hackeada, mi coño», ha dicho el periodista.

Bob Pop ya había respondido a la publicación original de una manera contundente. «Llegó el momento: Casillas y Puyol van a contar lo suyo. Lo suyo es que son homófobos y gilipollas. Lo suyo no sorprende a nadie», escribía.

Pero no ha sido ésa la única respuesta que ha recibido el exportero de la selección después de su polémico tuit. «Para desmentir unos rumores Iker Casillas pone un tuit “irónico” que parece sacado del Colegio Mayor Elías Ahuja, y las reacciones confirman por qué en el fútbol de élite español no hay ningún jugador abiertamente homosexual. Feliz domingo, supongo», ha escrito en Twitter Eduardo Rubiño, el presidente del grupo parlamentario de Más Madrid en la asamblea de la Comunidad de Madrid.

«Casillas ha eliminado el tweet en el que ironizaba diciendo que era gay Las respuestas tremendamente homófobas a su “gracia” dan cuenta de la realidad tan complicada que viven los homosexuales en el fútbol Iker, en 2022, decir que eres gay NO es gracioso», ha escrito en su cuenta de Twitter Víctor Gutiérrez, el jugador de waterpolo que ahora es secretario de política LGTBI del PSOE.

Han sido muchas las respuestas que han tenido tanto el tuit original como la posterior rectificación. Muchas, de indignación; otras, hacían referencia a la crisis de los 40 y a su relación con Sara Carbonero. Y otros usuarios preferían tomárselo con humor.

«Iker Casillas acaba de borrarlo. ¿Ya no es gay?», se preguntaba una cuenta en la red social. Otras abundaban en la misma dirección.

Es evidente que el tuit de Casillas ha tenido más repercusión de la que esperaba y de una manera diferente. La rectificación no parece que haya conseguido que se calmen los ánimos hacia el exportero.