Fútbol

Zinchenko, con la cabeza en la guerra

Zinchenko amanece pensando en Ucrania, pero hoy su preocupación es el Real Madrid

Oleksandr Zinchenko
Oleksandr Zinchenko FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Lo primero que hace Oleksdandr Zinchenko al levantarse es mirar el teléfono y enterarse de lo que sucede en Ucrania, su país, desde que Rusia lo invadió hace ya dos meses. «No puedo vivir fuera de esta situación», aseguraba hace una semana al periódico inglés «The Guardian». «La gente se está muriendo de hambre, se están descubriendo cuerpos. Odio a la gente que invadió nuestra tierra cada día más y más», añadía.

Y mientras piensa en eso trata de concentrarse en la posibilidad de ser campeón de Europa por primera vez. Apenas ha jugado esta temporada. Las lesiones y el covid le cortaron el camino y Guardiola ha preferido en la mayoría de ocasiones a Cancelo como lateral izquierdo. Pero el portugués está sancionado y las bajas en defensa hacen que Zinchenko tenga otra oportunidad de ser titular.

Jugó los 90 minutos contra el Watford y también en la semifinal de la Copa contra el Liverpool. Pep y el equipo han tratado de apoyarle en estas últimas semanas tan difíciles para él. Le dieron el brazalete de capitán en el primer partido que jugó después de la invasión rusa, en la Copa contra el Peterborough, y entró al campo con una bandera de su país.

Zinchenko nació ya cuando la URSS estaba disuelta y Ucrania era un país independiente, pero tenía muchos amigos rusos desde que jugó en el Ufa en su época de juvenil. Tenía, porque las relaciones se han enfriado después de la invasión. «Si permaneces en silencio significa que apoyas lo que está sucediendo», se queja. Pide a los futbolistas que utilicen su fama para protestar contra la invasión a pesar del miedo.

Él intenta apoyar a sus compatriotas como puede. Por ejemplo, subastando una camiseta. E intenta centrarse en la semifinal contra el Real Madrid. Un club hacia el que ha declarado su admiración. «Son los reyes de la competición. Han ganado muchas Champions y son uno de los mejores equipos del mundo», reconoce. Pero confía en que Guardiola les enseñe el camino para superarlo.