Fútbol

El bonito mensaje de Luis Enrique a Morata: “Me alegro de que sea él quien cierre el círculo”

El delantero sentenció la clasificación para el Mundial con el gol del triunfo y se llevó los aplausos de una grada que le hizo sufrir en la Eurocopa

Álvaro Morata y Luis Enrique celebra la victoria ante Suecia
Álvaro Morata y Luis Enrique celebra la victoria ante Suecia FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Tenía que ser Morata el futbolista que marcara el gol que confirmaba que España va a estar en el Mundial de Qatar en 2022. “Me da alegría que sea Morata el que marque el gol que cierra el círculo, me parece genial que haya sido así. Se lo merecía”, reconocía Luis Enrique en un bonito mensaje a su delantero.

Es verdad que el empate era suficiente, pero el madrileño puso la tranquilidad para que no hubiera taquicardias en los últimos minutos. Y tenía que ser él, que entró al campo entre los aplausos de La Cartuja después de todo lo que se habló en verano, en la Eurocopa, cuando fue pitado por esta misma grada, algo más vacía por las restricciones de covid. En ese estadio sufrió, falló ocasiones y penaltis y se puso en duda su puntería.

Ayer, él se encargó de dar paso a la fiesta al aprovechar un rebote del larguero y poner fin al debate con Suecia, que tuvo algunas ocasiones, quizá demasiado claras para lo que había ofrecido. Pero es que la España de Luis Enrique se metió en Qatar 2022 a su estilo, con mucha más posesión que dinamita en el área. En la primera parte hubo picos de 75 por ciento de tiempo de pelota para la Roja, que se movió siempre rondando el 70. Lo malo es que ese dominio se convertía en un solo tiro entre los tres palos y el portero sueco viviendo tranquilo. Tocaba defenderse y arriesgar con el balón, porque el rival prefería esperar aunque necesitara la victoria. En las dos últimas citas le había salido bien la jugada a los nórdicos, pero a la tercera les falló el plan, y eso que en los últimos veinte minutos recurrieron a Ibrahimovic aunque sólo fuera para asustar por todo lo que ha sido.

En La Cartuja empataron en la primera fase de la Eurocopa y en la ida de esta fase de clasificación derrotaron a España, pero ayer la felicidad fue para los de Luis Enrique, que volvieron a sentir el calor de ese jugador número 12 que siempre ha sido el público de Sevilla.

Era la primera vez sin restricciones de aforo y la gente tenía ganas. Una marabunta esperaba al autobús en la entrada del parking y en los minutos previos, el videomarcador animaba la cosas con un carrusel de los doce goles de la selección a Malta antes de la Eurocopa 84. El gallo de José Ángel de la Casa cantando el gol de Señor dio paso a «Mi gran noche» de Raphael, que fue el himno que sonó antes y después del partido, cuando ya el Mundial era una realidad sin esa temida repesca que se imaginaba en el horizonte hace un par de jornadas.

La gran noche fue la de Morata, siempre protagonista. «Estamos donde teníamos que estar, que es en Mundial, pero cuando consigues el billete es una alegría. Yo no necesitaba nada personalmente, sólo ganar y clasificarnos», reconocía.