Fútbol

La sorprendente respuesta de Zidane a Florentino cuando le propuso fichar por el Real Madrid

No descarta entrenar al PSG, pero reconoce que su gran deseo es dirigir a la selección francesa

Rueda de prensa del Real Madrid
Zinedine Zidane, en su etapa como entrenador del Real Madrid. FOTO: JAVIER LIZÓN EFE

Zinedine Zidane cumple 50 años este 23 de junio y con este motivo concedió una entrevista al diario L’Equipe en la que repasó su carrera, su presente y también su futuro, como entrenador y más allá de los banquillos. Zidane no descartó entrenar algún día al París Saint-Germain, porque “nunca digas nunca”, pero confesó que su gran sueño es “cerrar el círculo” con la selección francesa, a la que espera dirigir: “Quiero hacerlo. Lo seré, espero, algún día”. También recordó cómo fue su primer encuentro con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y la sorprendente respuesta que le dio cuando le propuso fichar por el Real Madrid y, también, por qué eligió el número 5 para su camiseta.

Ese primer encuentro con Florentino Pérez fue en Mónaco: “Todo se hizo allí. No hubo una segunda o tercera reunión para hacer las cosas. La primera fue la correcta. Florentino Pérez es un hombre que no bromea. Estábamos en una gran mesa en Mónaco para una cena de gala. Me pasó una servilleta. Dentro estaba escrito: “¿Quieres venir?” Y yo le contesté en un trozo de servilleta de papel: “Yes”. Todavía me pregunto por qué le contesté en inglés. Podría haber puesto “oui”, ya que él habla francés, o “sí” en español, pero puse “yes”. Ahí empezó todo”.

También desveló Zidane la razón por la que eligió el número 5 para su camiseta en el Real Madrid: “Florentino Pérez me dijo cuando firmé: ‘En mi equipo, los números van del 1 al 11. No hay 35 ni 40 en las camisetas. El único que está libre es el número 5′. Le contesté: ‘No hay problema, me lo llevo ahora mismo’. Ese 5 me dio mucho”.

El PSG y la selección francesa

Cuestionado por la posibilidad de entrenar al PSG, Zidane no descartó que eso pueda suceder: “Nunca digas nunca. Especialmente cuando se es entrenador. Cuando era jugador, podía elegir ir a casi todos los clubes. Como entrenador, no hay cincuenta clubes a los que pueda ir. Hay dos o tres posibilidades. Si vuelvo a un club, es para ganar. Lo digo con toda modestia. Por eso no puedo ir a cualquier parte”.

Ahí surge la opción de dirigir a la selección francesa, el gran deseo de Zidane: “Quiero hacerlo, por supuesto. Lo seré, espero, algún día. ¿Cuándo? Eso no depende de mí. Pero quiero cerrar el círculo con la selección francesa. Conocí a este equipo francés como jugador. ¡Y es lo mejor que me ha pasado! ¡De verdad! Es la cúspide. Así que, como viví aquello y ahora soy entrenador, la selección francesa está firmemente anclada en mi cabeza. ¿Suceder a Deschamps? No lo sé. Si hay que hacerlo, se hará, en ese momento o no. Si surge la oportunidad, allí estaré. Una vez más, no depende de mí. Mi deseo más profundo está ahí. La selección francesa es lo más bonito que hay”.

El valor de ganar una Liga

Su futuro inmediato está en los banquillos, pero después, el objetivo de Zidane es liderar un proyecto deportivo o empresarial: “Continuar entrenando, todavía quiero hacerlo. Y después, por qué no estar en un proyecto en el que yo mismo sea el líder. Presidente de un club o gerente de una empresa, por ejemplo. Me gustaría hacer un proyecto con gente que me guste, que sea competente y de confianza. En la vida hay que saber rodearse de buena gente”.

Zidane quiso dejar claro que “ganar la Champions nunca es cuestión de suerte. Es un trabajo duro. Especialmente tres veces seguidas. He trabajado como un loco. Trabajamos mucho. Mis jugadores creyeron en mí y yo creí en ellos. Es mucho trabajo con mi equipo”. También aprovechó para volver a poner en valor lo que significa ganar una Liga: “Es fantástico ganar la Champions, pero lo más difícil y bonito después de toda una temporada es ganar la Liga. Cuando juegas 38 partidos y eres campeón, es fabuloso. La Champions es prestigiosa, muchos prefieren ganarla, pero la dificultad de la Liga la hace aún más magnífica. Premia la rutina diaria, la preparación de cada partido, cada sesión de entrenamiento. El doblete, como en 2017, es enorme”.