MENÚ
martes 11 diciembre 2018
22:56
Actualizado

Aaron Rai, un estreno pasado por agua

El británico Aaron Rai ha puesto su primer trofeo del European Tour en sus vitrinas. Ni la lluvia ni el ataque de su compatriota Matthew Fitzpatrick (ni el más lejano aún de Rafa Cabrera Bello) le impidieron sonreir al levantar el trofeo

  • Aaron Rai
    Aaron Rai

Tiempo de lectura 2 min.

26 de noviembre de 2018. 13:55h

Comentada
Golf Confidencial / @golfcom.  26/11/2018

ETIQUETAS

Con una última ronda de 69 golpes, la peor de sus cuatro días, Aaron Rai se coronaba en tierras asiáticas, en el Hong Kong Open, que terminaba pasado por agua y con un ataque demoledor de Matthew Fitzpatrick hasta que le aguantaron las fuerzas, que fue mucho, en concreto, hasta el hoyo 17.

Los dos británicos se midieron hoyo a hoyo toda vez que otro inglés, Tommy Fleetwood, cayó de la pelea a las primeras de cambio y se despidió pronto de ellos. Así, entre Rai y Fitzpatrick se midieron, pasaron y repasaron para quedarse al final a uno solo de diferencia entre ellos, mínimas distancias que ponen de manifiesto también el temple del ‘’novato’’ Rai.

Y es que si Rai se motivaba con un comienzo de dos birdies en los cuatro primeros y luego cedía empuje con bogeys en el 6 y el 8, a Fitzpatrick todo le salía, y empezó como un tiro, marcando de rojo los hoyos1 y 2 y apretando de nuevo en el 8 para, en la segunda mitad de la vuelta, desmelenarse por completo (birdies en el 10, 13, 14 y 16) y únicamente se vio frenado por un tripateo para bogey en el 17, un alivio para el líder.

Desde lejos atacó Rafa Cabrera Bello con la mejor vuelta del día (junto con la de ThThomas Aiken un estratosférico 63 bajo la lluvia que solo por eso tiene premio doble, y que le permitió, gracias a los siete birdies conseguidos, encaramarse al sexto puesto empatado para terminar un torneo en el que ha ido, claramente, de menos a más, mejorando ostensiblemente sus resultados.

Junto a él terminó un Sergio García que no pudo terminar de atacar a los de arriba ni mejorar sus números, sino que más bien al contrario, fue a peor con 70 impactos y cedió terreno. No le vino bien la lluvia y su pólvora se mojó en demasía.

En cuanto al resto de españoles, ScScott Fernández egaba a la casa club con 69 golpes y un meritorio puesto 30, mientras que Alejandro Cañizares entraba en barrena con 72 golpes (dos birdies y cinco bogeys), bajando 16 puestos y se conformaba con el T36, donde también terminó Álvaro Quirós.

Carlos Pigem también perdía posiciones con su 71 en el cuarto día y acababa su participación con el acumulado de PAR en el puesto 62.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs