MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
13:31
Actualizado
  • 1

Schauffele le arrebata la alegría a Finau

La sonrisa de Tony Finau en los días previos desapareció de su rostro en el envite final, ya que su compatriota Xander Schauffele le pasó por la izquierda, arrebatándole el triunfo en el último suspiro, en el desempate

  • Xander Schauffele, con el título
    Xander Schauffele, con el título

Tiempo de lectura 2 min.

29 de octubre de 2018. 14:11h

Comentada
Golf Confidencial / @golfcom.  29/10/2018

ETIQUETAS

El WGC HSBC Championship quedó en manos del norteamericano Xander Schauffele, autor esta última jornada de 68 golpes para forzar un desempate en un día en el que Tony Finau no estuvo todo lo fino que venía demostrando. El novato Ryder de este año se fue largo, a los 71 impactos, tapizando su jornada con cuatro birdies (el último salvador en el 18) y tres bogeys.

Lo cierto es que en esta última jornada Schauffele salió a por todas, apretando con birdie ya en el hoyo 2 y sumando registros en rojo hasta en cinco ocasiones más, por solo dos bogeys, siendo su vuelta la mejor del día, prueba de lo complicado que estaba el campo, con muchos jugadores por encima incluso de los 72 golpes.

Pero Schauffele supo jugarlo, supo aguantar y mostrar temple tras conseguir el año pasado el Tour Championship, y esta temporada únicamente un segundo puesto en THE PLAYERS y en el British Open. Ahora ha encontrado el premio tras forzar el desempate e imponerse en el primer intento ante su compatriota.

El propio Justin Rose, a la postre tercero y sin número 1 del mundo en su haber, finalizó con 72 golpes y no pudo pelear por la victoria, sobre todo por los altibajos de sus segundos nueve hoyos. Patrick Reed, uno de los grandes candidatos, tampoco pudo recuperar lo perdido, cayendo con 77 golpes y empatando en séptima posición con, entre otros, Tommy Fleetwwod o Jason Day, otro que claudicó con 74 golpes.

Por su parte, Rafa Cabrera Bello mejoró muy levemente, con 71 impactos, en el puesto 14, con un inicio arrollador en el que encendió sus palos y pudo aspirar a altas cotas (cuatro birdies y un bogey), pero con los segundos nueve desinflado, sin la chispa ni la pólvora que necesitaba para rematar la faena (tres bogeys y un único birdie).

Jon Rahm entregó 71 en el último día y, si bien recuperó diez puestos de una tacada (hasta el T22), no terminó de verse convencido en el campo, no tuvo el ‘punch’ de otras citas. Es verdad que ha vencido al campo en un día complicado, algo siempre a tener en cuenta, pero dudamos que su hambre de buenas actuaciones haya quedado satisfecha.

Jorge Campillo terminó con 73 (+10) y Adrián Otaegui con un golpe más de acumulado pero con un mal día de 77.

Últimas noticias