MENÚ
jueves 18 octubre 2018
19:04
Actualizado
  • 1

Más estrella que en el Barça

  • Más estrella que en el Barça

Tiempo de lectura 2 min.

15 de febrero de 2018. 03:35h

Comentada
José Manuel Martín 15/2/2018

José manuel martín -

eymar se fue del Barça para ser una estrella de verdad. No había tiempo de esperar a la retirada de Messi para optar al Balón de Oro, quería empezar ya a discutir el Olimpo a Leo y Cristiano. De azulgrana era Robin y su calidad y su edad le pedían ser Batman. Ayer en el Bernabéu se pudo ver el cambio de rol del brasileño, que ya no tiene que esperar a nadie para empezar a decidir los partidos. Es la estrella, el galán, el bueno... y el PSG, a pesar de tener todo un arsenal en ataque, es por Ney por donde comienza a ser peligroso. Ha dado un paso adelante en cuanto a liderazgo; en otras cosas sigue siendo el mismo. Primer balón, y un regate enseñando la pelota para esconderla después y forzar la falta. Después de los primeros buenos quince minutos blancos le sacó mucho rendimiento al costado izquierdo. Y no sólo, porque llegando por el centro le dejó de tacón la asistencia del primer gol a Rabiot. Siempre fue un problema para el Madrid en la primera parte, aunque en la segunda se diluyó al mismo ritmo que su equipo. Tres goles le había metido al Madrid con su exequipo, dos en el Bernabéu.

Sus 26 años le valían para ser un jovencito en la plantilla del Barcelona, pero en París es, por edad y experiencia, uno de los veteranos. Lo Celso (21 años), Mbappé (19) o Kimpembe (22) le acompañaban ayer en el once, chicos que pueden aprender muchas cosas de Ney sobre cómo competir en la élite. Él ya las recogió de Messi, Xavi o Busquets. A lo que no se acostumbra, de momento, es a mantener la cabeza fría y la primera amarilla del partido la vio él por una tonta patada por detrás a Nacho.

El Bernabéu lo pitó tras esa acción, aunque no tanto como a Alves al sonar las alineaciones, quién sabe si porque nadie descarta que la próxima estrella blanca pueda ser ese Neymar más líder. En el minuto 88 corrió como los mejores capitanes a coger el balón y sacar un córner mientras sus compañeros se lamentaban y el último remate del choque fue suyo. Es el jefe indiscutible del proyecto parisino.

Últimas noticias