Deportes

Pablo Carreño, contra el público francés: “Maleducados hay en todos lados, y aquí...”

El asturiano perdió en Roland Garros contra el local Gilles Simon en un ambiente más propio de la Copa Davis o de otros deportes. Otros tenistas también se han quejado

Pablo Carreño, durante su partido contra Gilles Simon
Pablo Carreño, durante su partido contra Gilles Simon FOTO: MARTIN DIVISEK EFE

El francés Gilles Simon, de 37 años, ha anunciado que esta será su última temporada. Se despedirá seguramente en el Masters 1.000 de París-Bercy, en noviembre, y esta es, por tanto, su última participación en Roland Garros. El encuentro contra Pablo Carreño parecía que iba a ser el último en el Grand Slam de su país, pero Simon, que ha llegado a ser el seis del mundo (en 2009) se vino arriba, como había hecho su compatriota Tsonga, que está la misma situación, y ganó al español los dos primeros sets. Después empezó la remontada del gijonés, pero cuando lo tenía todo a favor, con break de ventaja en el quinto parcial, se hundió y perdió cuatro juegos seguidos y el partido: 6-4, 6-4, 4-6, 1-6 y 6-4.

La cara y los gestos de Carreño eran de desaprobación absoluta con lo que estaba sucediendo. El ambiente que se vivió en la pista fue más propio de una Copa Davis que de un torneo del circuito, con gritos de todo tipo, interrupciones a destiempo. Después, el español fue preguntado por esta circunstancia: “Maleducados hay en todos los sitios. Y aquí se han juntado muchos con la tensión del partido”, dijo el medallista de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio.

Más quejas

Carreño no ha sido el único tenista que se ha quejado de la actitud del público de Roland Garros. Ese ambiente un poco más propio de otros deportes también lo vivió el australiano de raíces españolas Alex de Miñaur, que perdió en el super tie break del quinto set contra Hugo Gaston por 4-6, 6-2, 6-3, 0-6 y 7-6 (10/4) y después dijo. “Está bien crear un gran ambiente y apoyar a tu compatriota, no tengo nada contra ello. Estoy seguro de que él lo disfrutó y de que lo que vivió fue fantástico. Sin embargo, hay unos límites: gente en la grada me ha dicho algunas cosas feas, hacían contacto visual conmigo tras cometer una doble falta... hay límites que se deben preservar. No me gustaría decir aquí las cosas que me han dicho: lo ideal sería que me fuese a dormir y olvidarme de todo ello, pero no va a ser el caso hoy”, desveló de Miñaur. En un partido contra Gaston también tuvo una mala experiencia hace unos meses Carlos Alcaraz. Ante unas gradas alocadas, el francés le remontó un 5-0 en París-Bercy. El murciano, en una entrevista con este periódico, aseguraba que creía que a la larga le iba a “venir bien haber pasado por esa experiencia tan pronto”.