MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
19:08
Actualizado
  • 1

Roland Garros: Nadal buscará su undécimo título en París ante Dominic Thiem

Rafa se deshizo en tres sets (6-4, 6-1 y 6-2) de Del Potro y el austríaco derrotó (7-5, 7-6 y 6-1) a Cecchinato. Este año ya se han cruzado dos veces, ambas en cuartos de final. En Montecarlo ganó Nadal y en Madrid, Thiem

  • Rafael Nadal celebra su triunfo ante Juan Martin Del Potro que le da el pase a la final de Roland Garros. (AP Photo/Thibault Camus)
    Rafael Nadal celebra su triunfo ante Juan Martin Del Potro que le da el pase a la final de Roland Garros. (AP Photo/Thibault Camus)

Tiempo de lectura 4 min.

08 de junio de 2018. 18:39h

Comentada
Mariano Ruiz Díez Madrid. 8/6/2018

Nadal buscará su undécimo título en París ante el que está llamado a ser su heredero en tierra batida, Dominic Thiem. Rafa superó en tres sets a Del Potro por 6-4, 6-1 y 6-2 en 2h15. Thiem se deshizo de la revelación del torneo, el italiano Cecchinato por 7-5, 7-6 (12/10) y 6-1 en 2h17.

La final medirá a las dos mejores raquetas del circuito sobre arcilla roja. Este año hay dos precedentes, ambos en cuartos de final. En Montecarlo se impuso Nadal por 6-0 y 6-2. En la Caja Mágica, el austríaco se impuso por 7-5 y 6-3 en un partido en el que a Rafa le falló su derecha.

Ante el primer «top 10» con que se ha encontrado Nadal en el torneo su tenis fue tan sólido como en las grandes ocasiones. Y la semifinal era una de ellas. Pocas veces un plan de partido está tan claro en ambos lados de la pista como en el duelo entre Rafa y Del Potro.

Si el de Tandil está enfrente hay que preocuparse de dos cosas: su martillo pilón con la derecha y los estacazos que manda con su servicio. Así que hay que forzarle a que la mayoría de sus golpes sean con el revés y desplazarle por la pista lo más posible. El argentino dominó el partido mientras el físico y su revés no flaquearon. Así sucedió en el primer set hasta el 5-4 de Rafa. Delpo tuvo tres bolas de «break» en el segundo saque del número uno del mundo. Fue en el tercer juego y desaprovechó las tres. La historia se repitió en el noveno. Otras tres bolas de ruptura que se le escaparon. Con un porcentaje de bolas de «break" aprovechadas a lo largo del torneo del 43 por ciento, en la semifinal desperdició media docena para empezar. Todo lo contrario que Rafa. En el décimo juego domó la derecha, se defendió como en sus mejores días y a la segunda oportunidad de ruptura se apuntó la primera manga por 6-4.

Del Potro peleó para no desengancharse del partido hasta el tercer juego del segundo parcial. Justo hasta el momento en que dispuso de una nueva bola de «break» y Rafa volvió a salvarla. Lo que sucedió a partir de entonces fue un monólogo de Nadal desde el fondo de la pista. Con la derecha del argentino controlada, el tenis de Rafa se convirtió en una colección de golpes ganadores. Por eso cuando «Delpo» sumó su primer juego, después de encajar cinco seguidos, alzó los brazos al cielo de París. Dio igual porque Rafa cerró el parcial con un rotundo 6-1. La agonía del argentino no se prolongó mucho más. La solidez del número uno del mundo le llevó a cerrar el partido con la misma autoridad con que lo había manejado en las dos horas anteriores.

Dominic Thiem también se deshizo de Marco Cecchinato en tres sets. El austríaco se impuso por 7-5, 7-6 (12/10) y 6-1, dos sets muy sufridos y un paseo en el tercero. A Thiem se le esperaba en la tierra batida hace tiempo. Era su tercera semifinal seguida en París y este año tocaba dar un paso al frente. Su temporada estaba siendo notable, pero más que los títulos en dos torneos menores, como Buenos Aires y Lyon, su paso al frente fue la victoria en Madrid ante Nadal. Ese triunfo (7-5 y 6-3) en los cuartos de final en la Caja Mágica le situó como alternativa más firme al número uno del mundo en París. Thiem vivió una semifinal mucho más exigente de lo que podía pensar hace apenas diez días ante un rival como Cecchinato. El «break» que logró en el juego con el que arrancaba el partido fue un espejismo. El italiano logró una ruptura en el octavo y cuando la primera manga se encaminaba al desempate llegó un nuevo «break» del austríaco para adelantarse por 7-5 en 46 minutos.

Cecchinato no alteró su juego. Siguió apostando por la variedad de golpes, por un tenis clásico en el que había un poco de todo. Un gran revés, dejadas, globos, voleas... Thiem jamás se sintió cómodo. Ni siquiera cuando en el «tie-break» dominaba por 6-3 y disponía de tres bolas de set. El transalpino salvó todas y dispuso de otras tres para equilibrar la semifinal en un desempate salvaje. Thiem se agarró a su servicio y en la quinta oportunidad se apuntó el segundo set. Ahí fue cuando las dos semanas mágicas de «Ceck» acabaron. El italiano despertó de su sueño y ya sólo pudo sumar un juego más.

La derrota no oculta el sobresaliente torneo protagonizado por el siciliano. Llegó a París como número 72 del mundo y lo abandona como el primer italiano que alcanza las semifinales de un «Grand Slam» en 40 años. Cecchinato, antes de encontrarse con Thiem, tumbó a Pablo Carreño (cabeza de serie número 11), Goffin (9) y en cuartos, a Novak Djokovic.

Su tenis hasta Roland Garros estaba más marcado por las sospechas por amañar partidos que por sus victorias. En octubre de 2015 se habría dejado ganar en dos sets ante el polaco Majchrzak en un Challenger –torneos de una categoría inferior a los ATP– en Marruecos. Esa misma temporada también hubo sombras en un duelo en la República Checa. Fue castigado con 18 meses de sanción y una multa de 40.000 euros, pero... un defecto de forma sólo le tuvo medio año apartado del circuito. Ahora su revés y su variedad de golpes le han recuperado para el tenis a lo grande hasta la semifinal en la que se topó con Dominic Thiem. El austríaco será el último obstáculo para el undécimo título en París de Nadal.

Últimas noticias