MENÚ
lunes 24 septiembre 2018
21:22
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Un chollo en la burbuja

Inflación en la portería. El Chelsea pagará la cláusula de Kepa, que será el portero más caro de la historia. El Madrid tendrá a Courtois por la mitad de su valor de mercado

  • Alisson, Kepa y Courtois
    Alisson, Kepa y Courtois

Tiempo de lectura 4 min.

08 de agosto de 2018. 02:34h

Comentada
José Manuel Martín 8/8/2018

ETIQUETAS

El portero que iba a ser del Real Madrid hace ocho meses, lo será hoy del Chelsea en un movimiento que desatascará la operación que va a llevar a Thibaut Courtois al Santiago Bernabéu. Los guardametas han robado los focos a los delanteros en este mercado de verano, porque más allá de la contratación de Cristiano por parte de la Juventus, el podio de compras más caras lo van a completar dos porteros. Kepa y Alisson son ya las piezas más costosas de la inflación que se ha apoderado en las últimas semanas de las porterías europeas y de la que el Real Madrid se ha escapado con otro buen movimiento en los despachos. Lopetegui va a tener a su disposición al Guante de Oro del Mundial de Rusia por unos 35 millones de euros, cuando su valor de mercado, según el portal Transfermarkt, ronda los 65. Una operación redonda desde el punto de vista económico y también desde el deportivo, porque a sus 26 años acumula mucha experiencia y está entre los tres mejores guantes del momento.

Un chollo en medio de una burbuja de precios a la que se va a unir Kepa, al que el Chelsea va a liberar de su compromiso con el Athletic a cambio de 80 millones de euros. El canterano rojiblanco se va a convertir así en el portero más caro de la historia del fútbol, una corona que le ha durado muy poco a Alisson Becker, al que también pretendían en Stamford Bridge como sustituto de Courtois y que finalmente se fue al Liverpool a cambio de 65 millones. El brasileño era la primera opción de los «blues» desde que fueron conscientes de que no podrían retener a Thibaut. El belga les dejó claro que quería jugar en el Real Madrid, lo que le permitía además vivir más cerca de su familia. Sólo le resta un año de contrato, así que no había mucha opción para los dirigentes londinenses, porque la alternativa era tenerlo un curso más y después verlo marchar por cero euros.

El ex del Atlético no se ha presentado a entrenar esta semana, una vez terminadas las vacaciones, y sólo tenía que esperar a que su todavía club rellenase el hueco que va a dejar. Ese vacío lo va a ocupar Kepa, que en enero tenía el bolígrafo en la mano para firmar con el Madrid hasta que Zidane le bajó el pulgar. No quería Zizou desestabilizar a su plantilla y se negó a que llegase nadie nuevo a mitad de temporada. Arrizabalaga renovó con su club de siempre nada menos que hasta 2025, sin explicar qué había sucedido en el mercado invernal. Su cláusula subió hasta 80 millones, que son los que el Chelsea ha decidido desembolsar por un chico de 23 años y sin mucha experiencia más allá de la Liga Santander.

Ayer se le vio llegar al aeropuerto de Barajas para reunirse con sus agentes y perfilar los detalles de su mudanza a Londres. Su nuevo equipo arranca en la Premier League el sábado ante el Huddersfield y parece un poco precipitado que debute en la primera jornada, pero nadie podía pensar hace día y medio que fuese a salir de San Mamés y se viese envuelto en ese efecto dominó que ha pasado por Madrid, Roma y Liverpool. Cerradas estas operaciones llegará la calma a las porterías, protagonistas este verano de transacciones millonarias.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs