MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
01:03
Actualizado

Zidane y Bale: donde dije digo...

El francés, tras acabar el encuentro, anunció la continuidad del galés para esta temporada cuando hace un mes le buscaba una salida inmediata

  • Gareth Bale y Zinedine Zidane en el partido ante el Celta
    Gareth Bale y Zinedine Zidane en el partido ante el Celta /

    EFE

Tiempo de lectura 2 min.

17 de agosto de 2019. 20:41h

Comentada
C. Lorca 17/8/2019

Cuando Gareth Bale no fue convocado en el partido de pretemporada que enfrentaba al Real Madrid con el Bayern Múnich y un periodista preguntó al entrenador del club, Zinedine Zidane, los motivos de dicha decisión, este no dudó ni un ápice: “No ha sido convocado porque el equipo está tratando su salida. Si es mañana, mañana: mejor. Ojalá que sea inminente pero para todos, para él también”. El francés entonó unas famosas palabras que cayeron como una losa para el jugador galés, quien se veía fuera a pesar de sus ganas de continuar. Pero con su rendimiento ante el Celta de Vigo, donde ha servido en bandeja el primer gol a Karim Benzemá tras una jugada individual excelsa y donde ha cuajado una gran primera parte, las palabras conciliadoras de Zidane en rueda de prensa han fruncido más de un ceño: están a años luz de aquellas que entonó hace apenas un mes.

Tras imponerse 1-3 en Balaídos, Zidane valoró el encuentro del jugador e Galéas y su respuesta no dejó indiferente a nadie: “Se va a quedar. Todos los que están aquí nos dan para pensar en sentido positivo. La lesión de Hazard es mala suerte para nosotros, pero no cambia la idea que teníamos con Bale para este partido. Gareth, James... Los que están aquí van a defender como se merece esta camiseta”.

Tienen sentido las palabras del francés: con el belga lesionado, fichaje más ambicioso del Real Madrid de este verano; con Marco Asensio recuperándose de una lesión gravísima en los ligamentos; y con la no-llegada del tan disputado Neymar, el galés deberá ganarse el puesto ante otros futbolistas como, por ejemplo, Lucas Vázquez o Isco, quienes salieron en la segunda parte para sosegar el encuentro. Sin embargo, parece que la falta de efectivos va a dar una segunda oportunidad al galés para tratar de seducir a Zidane, quien nunca demostró especial cariño por el futbolista.

Y es que la delantera del Madrid es una incógnita. Benzemá es líder indiscutible de la punta del ataque y todo apunta a que Hazard ocupará cuando se recupere otro puesto en el ataque madridista. Queda uno más, si continúa Zidane con el 4-3-3. Antes era fijo para Bale, ahora se lo tiene que pelear como ha hecho en Balaídos. Ha empezado bien. Algo similar le pasa a James, quien no ha contado demasiado para Zidane y ha copado portadas con referencias a su salida. Sin embargo, y tal y como ha indicado el propio entrenador del club al acabar el primer encuentro liguero, ambos tienen hueco en la plantilla. El cómo encajarles ya es otra historia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs