Economía

De Londres a Nueva York en menos de cinco horas: el avión subsónico que voló como un Concorde

Un Boeing 747 recorta el tiempo de viaje en 102 minutos con velocidades punta de 1.327 kilómetros por hora impulsado por la tormenta Ciara

¿Se puede cruzar el Atlántico en un avión comercial en menos de cinco horas? No y sí. No en condiciones normales con los aparatos subsónicos -que viajan por debajo de la velocidad del sonido- que utilizan ahora mismo las aerolíneas. Sí, si estos aviones reciben una ayuda del exterior para hacerlo. Y eso es, precisamente, lo que ocurrió el pasado domingo. Un Boeing 747-436 de la aerolínea British Airways cubrió el trayecto entre el aeropuerto neoyorquino de John. F. Kennedy y el londinense de Heathrow en menos de 5 horas. En concreto, el aparato tardó 4 horas y 56 minutos en enlazar ambos aeropuertos, pulverizando el anterior récord establecido por un avión de Norwegian Air, que tardó cinco 5 y 13 minutos, según los datos recopilados por Flightradar 24.

El tiempo estimado para cubrir el viaje de 3.500 millas entre Londres y Nueva York es de 6 horas y 13 minutos. Sin embargo, el avión de British recortó el tiempo en 103 minutos ayudado por el fuerte viento de cola propiciado por la tormenta Ciara que le empujó durante el vuelo. Sin ser un avión supersónico, la ayuda del viento permitió al Boeing 747 alcanzar en algunos momentos velocidades punta similares a las de un aparato de tales características de 1.327 kilómetros por hora. El avión, según han asegurado a Reuters desde Flighradar, se benefició de “unas condiciones de vuelo perfectas para viajar a través del Atlántico norte”. No obstante, desde British han asegurado que el comandante del aparato ha priorizado en todo momento la seguridad a la velocidad durante el vuelo.

Dos más

El de la aerolínea británica no fue el único avión capaz ayer de unir ambas ciudades en menos de cinco horas. Otros dos aparatos de Virgin Airlines también lograr bajar de cinco horas y cubrieron el trayecto en 4 horas y 59 minutos. Eso sí, desde la aerolínea se jactaron de que sus aviones, sendos Airbus A-350-1.000, consumieron la mitad de combustible que el Boeing de British.

Aunque la de British Airways es una gesta notoria, la realidad es que sus tiempos está muy alejados de los que tardaba el Concorde en cubrir los viajes atlánticos. El icono de los aviones supersónicos empleaba algo más de tres horas en ir de Londres a Nueva York hasta que en 2003 fue retirado del servicio tras un fatal accidente. Ahora, diversas empresas como Boom Supersonic o la propia Nasa están desarrollando prototipos para recuperar los vuelos comerciales supersónicos. Pese a la cruzada emprendida por sectores ecologistas contra la aviación, los promotores de estos proyectos aseguran que serán aparatos mucho más eficientes que sus predecesores y que, además, evitarán la explosión sónica, el tremendo estruendo que emitía el Concorde al superar la velocidad del sonido.