Actualidad

El FMI recomienda a España garantizar los recursos suficientes para Sanidad por el coronavirus

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señala este miércoles que “las perspectivas económicas” de España “son sumamente inciertas a corto plazo debido al brote global de coronavirus”

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló este miércoles que “las perspectivas económicas” de España “son sumamente inciertas a corto plazo debido al brote global de coronavirus”, y recomendó al Gobierno “proteger a la población” con la política fiscal y dotando al sector sanitario con los recursos suficientes para hacer frente al brote. Así se recoge en un informe publicado por el organismo, en el que se auguran tiempos difíciles. Para empezar augura un frenazo al crecimiento. Lejos ya de las cotas que esperaba hace apenas tres meses. Todo esto en un país con una tasa de paro muy por encima de la media de las naciones de su entorno. Donde, según el organismo internacional, nadie parece haber sido capaz de atajar la dualidad casi congénita del mercado de trabajo, con unos empleados sobreprotegidos y otros completamente expuestos.

«A medio plazo», reza el documento sobre España publicado ayer por el FMI, «se necesita una transformación estructural que reduzca los incentivos a que los empleadores recurran en exceso a la contratación temporal». El organismo internacional señala entre las grandes lacras de la economía española la temporalidad. Explica que «reducir la prevalencia de los contratos temporales debe ser la piedra angular para la consecución de una mayor igualdad, lo que debe impulsarse a través de políticas activas de empleo y de educación más orientadas y modernizadas».

Por supuesto, el culpable más inmediato del golpe es, claro está, el coronavirus. Elevado a la categoría de pandemia por la OMS apenas unas horas más tarde de que el FMI presentase su informe.Porque, claro, la crisis sanitaria obligará a redoblar las inversiones, tensiona las partidas presupuestarias y sitúa en zona de riesgo unas cuentas públicas que nunca parecieron demasiado atentas a los ajustes fiscales y a los recortes del déficit.

El FMI no habla de recesión, mucho menos de crisis. Pero los números están cada vez más lejos del espléndido 2,4% de crecimiento de 2018. Incluso del 2% de 2019. Y habrá que estar atentos a la evolución de la crisis en las próximas semanas. Peligran, justamente, los sectores más golpeados por la pérdida de confianza y el pánico mediático y sanitario.

En especial el turismo, y con él todo el entramado del ocio, las aerolíneas y las cadenas hosteleras, la restauración y los bares, las grandes concentraciones culturales, etc. España necesita reducir la deuda, atajar la inflexibilidad del sistema laboral, atajar las disparidades socioeconómicas, adecuar la legislación laboral al nuevo entorno tecnológico y las necesidades de competir en un mundo globalizado, flexibilizar la oferta del alquiler y atajar con decisión la deuda pública. Retos capitales, que llegan en el peor momento posible, con el mercado atemorizado por el virus que llegó de China y Europa urgida para actuar de forma coordinada. Por eso, concluye el FMI, son necesarias medidas extraordinarias que contengan la sangría.