Peinadores desechables y tocadores alternos: así reabrirán las peluquerías el lunes

El dueño de Llongueras o Jean Louis David elabora un exhaustivo protocolo que incluye tomas de temperatura en la entrada y desinfección del calzado

Las peluquerías españolas podrán reabrir sus puertas a partir del próximo lunes con cita previa. El Gobierno ha explicado que, para prestar este tipo de servicio, los empleados deberán portar protecciones como mascarillas. Pero algunas compañías, como el grupo de salones de peluquería profesional Provalliance, van a poner en marcha un estricto protocolo sanitario en el que lleva trabajando semanas con aportaciones de experiencias de otros países en todos los salones de las marcas: Llongueras, Jean Louis David, Franck Provost y The Barber Company. El objetivo, según ha informado la cadena, es “garantizar la limpieza y seguridad y proteger a los trabajadores y clientes a través de las más exigentes medidas de higiene y protección garantizando su bienestar una vez entren al salón”.

El plan da una idea que cómo será puede ser el trabajo del sector a partir de la próxima semana. Antes de acceder a sus establecimientos, tanto a los empleados como a los clientes se les tomará la temperatura. Todos tendrán a su disposición gel hidroalcohólico, mascarillas, guantes, jabón líquido, toallas de papel desechable o gafas de protección para los peluqueros. Cada tocador contará con medidas como un spray desinfectante, un peinador desechable de uso único o un cubre abrigo/chaqueta individual.

Para mantener la distancia de seguridad de dos metros, Provalliance organizará las tareas, las entradas y las salidas para que los trabajadores puedan mantener esa distancia. Además, dejará libre un tocador y un lavacabezas entre cliente y cliente. Para suplir el aforo reducido, la cadena ampliará los horarios, pues el objetivo de los salones es “intentar atender al máximo número de clientes posible, dando siempre prioridad a personas mayores y a sus clientas de toda la vida”.

Clientes

Además de tomarse la temperatura, los clientes tendrán la obligación de desinfectar su calzado al entrar y llevar mascarilla. Además, se les recomendará el uso de gel desinfectante. Los empleados deberán lavarse las manos con agua y jabón a la llegada al salón y deben aplicar gel desinfectante regularmente.

Para mantener la limpieza de los locales, Provalliance realizará cada hora la limpieza general del salón a través de una escaleta detallada. Sus empleados desinfectarán los espejos, el lavacabezas y el tocador y también esterilizarán las herramientas tras su uso. Por ejemplo, limpiarán y desinfectarán todos los cepillos y embolsarán individualmente y sellarán las bolsas para su posterior esterilización.

Por el momento, Provalliance no prestará en sus salones los servicios de maquillaje, masajes, micropigmentación y depilación con cera fría o tibia.