Hacienda nombra a dedo a siete cargos en plena campaña de la renta

Las asociaciones de funcionarios lamentan que puestos técnicos del Estado se designen por afinidad política o personal

La Agencia Tributaria designa a dedo a siete cargos de confianza a mitad de la campaña de la renta de 2019, que comenzó el pasado 1 de abril y que concluirá el próximo 30 de junio. Estos siete puestos, seis relacionados con el Departamento de Informática y uno con el de Recaudación Tributaria, son de un perfil muy técnico y de libre designación. Hacienda convocó su provisión este lunes pasado en el Boletín Oficial del Estado, en el que se asegura que podrán ser solicitados por los funcionarios que reúnan los requisitos para el desempeño de los mismos, aunque ya están asignados de antemano.

De hecho, fuentes oficiales de la Agencia Tributaria reconocen a este diario que ya estaban designados y que en el caso de tres de ellos corresponde a consolidaciones en el cargo, como en los casos del jefe de servicio Especial de Informática, del jefe de Área de Aplicaciones y del jefe de unidad, los tres adscritos al Departamento de Informática de la Agencia Tributaria. Es decir, ya estaban siendo ocupados por tres personas y se han publicitado ahora los puestos para poderlos posteriormente nombrar, práctica habitual en la Administración General del Estado, aunque no por ello anómala.

Los otros cuatro cargos corresponden, según estas mismas fuentes, a vacantes, incluido el subdirector adjunto de la Secretaría General de Planificación y Coordinación de Informática. Hacienda ha esperado hasta ahora para cubrirlos, pese a que su plantilla lleva teletrabajando prácticamente desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, lo que ha aumentado la carga de trabajo de los informáticos significativamente en estas semanas.

Los siete cargos son funcionarios de carrera del grupo A1 y A2 y sus complementos específicos anuales oscilan entre los 21.536,48 y los 33.950,14 euros. A ello hay que sumar el salario base, los complementos de destino, los trienios de antigüedad, la productividad y los extras por nocturnidad, al tratarse de un servicio, el de Informática, abierto las 24 horas del día. Por eso, algunos salarios de cargos técnicos de libre designación llegan a aproximarse e incluso a superar al del propio jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, cuya nómina ascenderá este año a 84.845 euros, casi 1.900 euros más que en 2019, tras la subida del 2% del sueldo de los funcionarios aprobada por el Ejecutivo en enero pasado.

Otras fuentes de Hacienda consultadas por LA RAZÓN no ocultan su extrañeza porque a mitad de la campaña de la renta se realicen estos nombramientos. «Estos puestos de libre designación se suelen ocupar antes o después y no durante la campaña», aseguran las mismas fuentes.

Mientras, el presidente de Fedeca (Federación Española de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado), Jordi Solé, lamenta que se designen cargos técnicos, como son los de Informática de la Agencia Tributaria, en función de la afinidad política o personal en lugar de atendiendo a criterios estrictamente profesionales. En estos momentos, más del 40% de los inspectores de Hacienda, unos 900, ocupan plazas de libre designación y, por tanto, son nombrados y cesados a dedo en función del color político o de la confianza personal que tengan con el superior jerárquico.

Por su parte, el presidente de Gestha, sindicato de Técnicos de Hacienda, Carlos Cruzado, cree que estos nombramientos pueden obedecer a la elevada carga de trabajo que soporta el Departamento de Informática de la Agencia Tributaria en un momento, como el actual, en el que la plantilla se encuentra teletrabajando. En ese sentido, destaca la rapidez con la que todo el personal de Hacienda se ha adaptado al teletrabajo y apuesta por la continuidad de esta modalidad en un futuro.