Coronavirus

Más de 200.000 familias han solicitado ya el ingreso mínimo vital

La mayoría de las solicitudes, 91.000 corresponden a mayores de 64 años. Escrivá reconoce que se han perdido 662.000 empleos durante la crisis del coronavirus. Reclama un pacto por las pensiones este año

Escrivá comparece ante Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Senado
El Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su comparecencia en el SenadoLuca PiergiovanniEFE

La Seguridad Social ha recibido un total de 212.000 solicitudes para percibir el Ingreso Mínimo Vital en los tres primeros días desde que se abrió el procedimiento de petición directa. Así confirmó el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, durante su comparecencia en el Senado, en la que concretó que, de oficio, se dará la ayuda a 76.000 hogares -los que estén recibiendo en la actualidad ayudas sociales o las rentas de inserción de la comunidades autónomos-, entre los que se repartirán 32 millones de euros este mes de junio. Para el resto de solicitudes, el plazo de resolución será de tres meses desde la presentación y con efecto retroactivo desde el 1 de junio. también anunció que ya se prepara un plan de trabajo con el sector privado para la creación de un Sello Social para aquellas empresas que ofrezcan formación y empleo a beneficiarios del ingreso mínimo.

Según los cálculos del ministro, la mitad de los hogares que serán destinatarios del Ingreso Mínimo Vital tienen menores. Asimismo, de las solicitudes registradas en los dos primeros dias, 170.000, la mayoría (91.000) corresponden a personas de más de 64 años, seguidas muy de cerca por la población de entre 24-39 años. Teniendo en cuenta que los mayores de 65 años no tienen acceso a esta prestación, Escrivá matizó que “luego habrá que ver si son válidas” todas las solicitudes presentadas.

El ministro expuso también que estas cifras tan importantes “ponen de manifiesto la extraordinaria capacidad de la Seguridad Social para gestionar prestaciones”, saliendo al paso de los problemas técnicos y de personal que se han producido ante la avalancha de solicitudes, y que han sido denunciadas por los sindicatos de los funcionarios. En las primeras horas de la apertura del plazo, la página web del Ministerio de Seguridad Social sufrió un colapso ante la avalancha de interesados que intentaron realizar el trámite vía internet o acceder a la información o a los requisitos. Fue una caída breve que se solucionó en poco tiempo, pero tanto CSIF como UGT han advertido de que puede producirse “un nuevo colapso del sistema”, como el que sufrieron con la avalancha de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Las plantillas están bajo mínimos” y esta cifra récord de 212.000 solicitantes en tres días han disparado las alarmas sindicales.

Competencias compartidas

Escrivá defendió ante los senadores que el modelo de esta nueva renta está “extraordinariamente focalizado” desde el punto de vista de los hogares. “Tenemos un modelo de gobernanza moderno, propio de lo que tenemos que aspirar a ser, un estado cuasi federal”. En este sentido, ha destacado que en este modelo tienen que participar los distintos niveles de gobierno “porque las competencias son compartidas”, por lo que ha apostado por impulsar “distintas políticas que arropen a la prestación”. En este punto, Escrivá ha apostado por trabajar con las comunidades autónomas “en el engarce” entre este ingreso y el suyo. En la misma línea, ha resaltado que están trabajando con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), así como con los ayuntamientos, para que, en una segunda etapa, las peticiones del ingreso mínimo vital “puedan ser tramitadas en los ayuntamientos”.

El Ministerio estima que esta nueva medida beneficiará a 850.000 hogares españoles y a 2,3 millones de personas. De este modo, la renta garantizada media anual será de 10.070 euros; el ingreso mínimo vital medio anual de 4.400; y el gasto público estimado para esta iniciativa se sitúa en torno a los 3.000 millones de euros, según ha indicado Escrivá, quien ha recordado que en los quince días precios a abrir las solicitudes se realizaron más de cuatro millones de simulaciones.

662.000 empleos perdidos

Asimismo, Escrivá ha anunciado que entre mayo y lo que va de junio se ha recuperado casi un tercio del empleo perdido por el coronavirus. Concretamente, se han recuperado un total de 286.000 empleos de los 948.000 afiliados perdidos por la pandemia hasta finales de abril, por lo que el ministro reconoce una pérdida de 662.000 empleos en apenas tres meses. Escrivá ha apuntado que desde mayo se aprecia una recuperación y que se está dando en todos los tipos de contratos. En concreto, entre el 1 de mayo y el 16 de junio se han incrementado los contratos temporales en 223.000 personas y los indefinidos, en 43.000 personas.

Teniendo en cuenta la edad, el titular del Ministerio ha señalado que la crisis destruyó empleo joven, mientras que la recuperación ha beneficiado a los tramos más ‘senior’. De los 330.000 empleos destruidos en el tramo de edad de entre 16 y 29 años, solo se han recuperado 57.000 personas, mientras en el tramo de edad de entre 30 y 49 años se destruyeron 491.000 y se han recuperado 138.000 puestos. En el caso de los mayores de 50 años, se destruyeron 126.000 y se han recuperado 92.000 entre el 1 de mayo y el 16 de junio.

Pacto por las pensiones

El ministro también reclamó que se debe llegar a un pacto por las pensiones “muy pronto, este mismo año” y consideró que el aumento del gasto público para las pensiones que se producirá en los próximos años se neutralizará si se acerca la edad efectiva de jubilación a la legal. también lamentó que, con la tardanza en alcanzar un acuerdo sobre pensiones en el Pacto de Toledo, se está abocando a “tomar decisiones inadecuadas” a quienes se aproximan a la jubilación y la “incertidumbre” que rodea al sistema merma sus ingresos propiciando las jubilaciones anticipadas y la cotización por la base mínima en el caso del 85% de autónomos “cuando podrían cotizar por mucho más”. Según Escrivá, hay “mimbres” para el pacto, quien urgió a llegar al acuerdo “muy pronto, este año”. Asimismo, volvió a reiterar su intención de retrasar la edad de jubilación.