El 75% de los parados mayores de 55 ha tirado ya la toalla

Un informe de Adecco afirma que la situación empeorará por la actual crisis

El paro de larga duración supera en más de 20 puntos porcentuales al general y la situación es aún peor entre los desempleados mayores de 55 años, una brecha que «en este contexto de envejemiento poblacional sin precedentes podría dilatarse por la crisis del coronavirus», que enquistará aún más la hibernación laboral de este colectivo de trabajadores. Esta una de las terribles conclusiones de la segunda edición de informe el «#TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral», un análisis laboral de la Fundación Adecco cuyo propósito es visibilizar y concienciar sobre las dificultades de los desempleados de más edad a la hora de encontrar empleo. Según sus resultados, el 75% de los mayores de 55 años que lleva más de un año en paro no ve factible volver al mercado de trabajo, o al menos hacerlo a través de un empleo estable y a corto plazo.

En la actualidad representan el 15% del total de desempleados, porcentaje que no ha dejado de incrementarse desde 2010, cuando suponían el 8%. El número de estos desempleados que lleva más de un año sin trabajar es del 62%, cifra que desciende al 41,5% entre la población general. Además, la encuesta revela que el 40% de los profesionales de recursos humanos afirma que una edad superior a los 55 años le genera «dudas» a la hora de contratar. También que el empleado que pierde su trabajo a partir de los 55 años corre un elevado riesgo de perpetuar su desempleo, debido «a prejuicios muy arraigados en la empresa y en la sociedad españolas», asegura el informe.

El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, considera que hay que terminar con la idea de que «la vida profesional termina si se pierde el empleo con más de 50 o 55 años». Pero la crisis del coronavirus puede empeorar la situación, pese a que Mesonero cree que «la pandemia ha de ser un punto de inflexión para resetear esquemas tradicionales y abrirse a la contratación de los seniors como clave salir de la crisis». Tras la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, el directivo aboga por un subsidio especial para mayores de 52 años, pero debe ser temporal, porque «si se prolonga en el tiempo, les estaremos abocando al umbral de la pobreza sin posibilidades de trabajar».

La Fundación Adecco ha recordado que recientemente la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s (S&P) vaticinó que si España no adoptaba medidas para hacer frente al envejecimiento de la población, el déficit y la deuda del país alcanzarían niveles “insostenibles” en 2050 y el rating del país se situaría en la categoría de grado de especulación o bono basura. El envejecimiento en España está creciendo a un ritmo de dos puntos porcentuales por año, según recuerda la Fundación. De hecho, en 2019 alcanzó el 122%, es decir, que se contabilizaron 122 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16 años.