Las empresas se erigen en agentes de cambio para cumplir con el objetivo cero accidentes en 2030

La Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030 se alinea con los acuerdos alcanzados en la Cumbre Mundial celebrada el pasado febrero

En 2019, en España, se produjeron en las vías interurbanas 1.007 accidentes mortalesdavid g. folgueiras

«Al ritmo actual, 20 millones de personas morirán y 1.000 millones resultarán heridas en accidentes de tráfico en las próximas dos décadas a menos que se tomen medidas realmente eficaces para prevenirlos». Así lo cree Etienne Krug, director del área de Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad y Violencia de la OMS. La mayor carga, señala, la asumen los peatones, ciclistas y motociclistas, que representan el 54% de todas las muertes por choques y atropellos de tránsito. En la tercera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, celebrada el pasado febrero en Estocolmo, se apuntó como un logro muy importante que se incluyera «explícitamente» en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU la reducción de las víctimas de la carretera dentro de la Agenda 2030. En particular el Objetivo 3 de dicha Agenda (que en total incluye 17 Objetivos con los que se comprometieron 193 países, entre ellos España) plantea en su meta 3.6, reducir a la mitad las muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo. Uno de los principios objetivos establecidos por la Comisión Europea es «alcanzar el máximo nivel de seguridad vial en toda Europa», y «proteger a los usuarios más vulnerables».

En el conjunto de la Unión Europea se ha constatado en los últimos años una reducción progresiva del número de fallecidos y heridos graves en el ámbito urbano, gracias a las políticas y actuaciones de mejora de la seguridad vial impulsadas. En lo que respecta a España, durante el año 2019 se produjeron en las vías interurbanas 1.007 accidentes mortales, en los que han fallecido 1.098 personas y otras 4.395 requirieron ingreso hospitalario, lo que supone un descenso de un 6,7% en el número de accidentes (-72); un -7,6% en el número de fallecidos (-90) y un descenso del 3,8% en heridos graves (-174), según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska señaló al respecto que «las 1.098 muertes violentas por desplazamientos son inaceptables para nuestra sociedad, y estos datos son lo que nos animan y estimulan a seguir trabajando porque todos sabemos que los accidentes de tráfico son evitables».

Con el objetivo de cumplir con la meta 3.6, la DGT articula acciones y medios como la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030 que irá alineada con la Agenda 2030, con las directrices de la Unión Europea y con los acuerdos de la Cumbre Mundial de la Seguridad Vial celebrada en Estocolmo. También se encuentra ya trabajando conjuntamente con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para el próximo encuentro de ciudades para la movilidad segura.

Alianzas

Proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad, es otro de los objetivos marcados por la Agenda 2030, en particular el Objetivo 11 (meta dos). Alineados con este objetivo, con el 3.6 y con el número 17, que habla de establecer alianzas, la Fundación Seres junto a 8 organizaciones y con el apoyo de Boston Consulting Group (BCG) y la Dirección General de Tráfico ha publicado el «Manifiesto por la Seguridad Vial», con 10 acciones propuestas en torno a la seguridad vial en el marco de la Agenda 2030. El objetivo es contar con acciones de seguridad vial con cero víctimas mortales de accidentes de tráfico en 2030 en entornos urbanos y 2050 en interurbanos. Como resultado de esta colaboración multisectorial, Atresmedia, Cintra, Ford, Fundación Ibercaja, Fundación Mapfre, Gonvarri, Movistar y SEUR, expresan su compromiso en materia de seguridad vial dentro y fuera de sus corporaciones. Entre las diferentes iniciativas que promueven se encuentran la sensibilización de los grupos de interés, la formación y buenas prácticas entre empleados, la posibilidad de priorizar en la adquisición de flotas con vehículos lo más seguro posibles o protocolos de análisis de investigación de siniestros viales de los trabajadores. «La seguridad vial es fundamental en las sociedades modernas. El coste social y económico de quienes sufren accidentes de tráfico es infinito. Las empresas tienen que establecer mecanismos para que todas sus acciones vayan dirigidas a que los accidentes de tráfico desaparezcan. Establecer políticas activas de conducción segura y responsable para reducir la siniestralidad», apunta Patricio Ramos, director general de BCG en España.

Lucila García, subdirectora de la Fundación Seres, apunta al rol de las empresas como agentes de cambio. «Hay que darle mucha más tracción para que se comprometan a trabajar por la seguridad vial», dice. García confía en que muchas más empresas se adhieran a este manifiesto.