Coronavirus

El mercado inmobiliario toma oxígeno en junio con un tímido avance de la firma de hipotecas sobre mayo

El indicador mejora un 4,7% y en tasa interanual retrocede un 12,7%, frente al 27,6% del mes pasado

Un hombre pasa junto a un anuncio de hipotecas
Un hombre pasa junto a un anuncio de hipotecasDavid JarLa Razón

Tras meses hibernando, el mercado hipotecario parece ir poco a poco recuperando el pulso. La firma de hipotecas sobre vivienda mostró leves síntomas de mejoría en junio. El número de contratos rubricados avanzó un 4,7% respecto al mes anterior, hasta sumar 26.748, según la estadística publicada hoy por el INE. El dato contrasta con el desplome del 13,1% que experimentó el indicar en junio del año pasado en tasa mensual.

FOTO: EPDATA

Con respecto a junio del año pasado, la cifra de hipotecas supone un retroceso del 12,7%. Sin embargo, es menos de la mitad de la caída que experimentó en mayo, cuando cedió un 27,6%; y es el mejor mes desde marzo, cuando retrocedió un 14,6% afectada por el confinamiento decretado por el Gobierno para frenar el avance del coronavirus. El capital prestado también muestra la mejora de la actividad, con un avance del 8,5%, frente al desplome del 13,7% que experimentó el año pasado o el avance del 4,9% de 2017, el mejor dato registrado en los últimos cinco ejercicios, en plena bonanza económica.

En las hipotecas constituidas sobre viviendas, el tipo de interés medio fue del 2,49% y el plazo medio de 24 años. El 50,4% de las hipotecas sobre viviendas se constituye a tipo variable y el 49,6% a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,14% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable y del 2,88% para las de tipo fijo.

Reservas del sector

A pesar de la mejora, en el sector inmobiliario son cautos. Como explica el presidente de la tasadora Tecnitasa, José María Basáñez, este verano están teniendo un nivel de trabajo que no habían visto en años. Eso, no obstante, no significa que los españoles se hayan lanzado a comprar viviendas. “Lo que está sucediendo es que muchas operaciones que quedaron a medio hacer por el confinamiento se están rematando ahora”, asegura. Especialmente significativo fue el caso de algunas comunidades como el País Vasco, donde el número de operaciones en junio se disparó un 129% en tasa mensual y un 66% en la anual.

Para Basáñez, habrá que esperar a finales de año para ver realmente dónde está el sector porque hemos encadenado dos periodos anómalos, la cuarentena y las vacaciones de verano, que distorsionan mucho la realidad. Ahora mismo, desde Tecnitasa lo único que tienen son datos parciales que indican que se está vendiendo todo lo que atañe obra nueva y que tenga buena ubicación porque su oferta es más escasa.

El jefe de estudios de idealista, Fernando Encinar, también es cauta. Encinar espera que los datos de los próximos dos meses sean más positivos. No obstante, ha resaltado que queda también por ver la dinámica que se produce en la recta final del año, en función de cómo evolucione la pandemia y las medidas de restricción de movilidad y el impacto en el trabajo y la renta disponible y ahorros de las familias.

En Fotocasa son algo más optimistas. Su portavoz, Anaïs López, aseguran que han ido detectando un gran movimiento en el sector inmobiliario con el inicio de la desescalada que les hace ser optimistas frente al futuro del sector inmobiliario y podría indicar que la recuperación en este sector pueda ser más rápida de lo esperado. “De hecho, los primeros datos de los que disponemos en Fotocasa sobre la demanda de vivienda señalan que se mantiene estable después del estado de alarma y en niveles casi idénticos: del 22% de particulares entre 18 y 65 años que estaban buscando una vivienda antes de la pandemia se ha pasado al 21% que hay después”, explica López.