200.000 autónomos desaparecerán al final de año si el Gobierno no amplía las ayudas

ATA, UPTA y Uatae reclaman a la salida de una reunión con la ministra de Trabajo otra reunión con José Luis Escrivá para tratar la extensión de las ayudas, las prestaciones y exoneraciones fiscales

Los autónomos volvieron a dejar hoy claro ante el Gobierno que no se cansarán de recordarle que si no reciben ayudas directas, la desaparición de miles de ellos será inevitable. Ese es el mensaje que han trasladado las tres principales asociaciones de este colectivo -ATA, UPTA y Uatae- a la ministra de Trabajo. Yolanda Díaz, durante la reunión que tuvo lugar para dar inicio a los trabajos de elaboración de varias estrategias en materia de formación o de responsabilidad social de las empresas -también estuvieron presentes representantes de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme, y las organizaciones Cepes, Corresponsables, Forética, Club de Excelencia en Sostenibilidad, Dircom y Dirse-. Díaz les adelantó que se van a establecer nuevas estrategias de formación con la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae) para que “adecuemos” las empresas y los autónomos a los cambios tecnológicos. En el caso del sector turístico, señaló que se van a desplegar acciones de formación conjuntamente con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para más de 70.000 trabajadores, y también informó de que se va a disponer “con rapidez” la creación de los órganos de los consejos asesores tanto de responsabilidad social corporativa como de economía social.

Todas estas propuestas fueron bien acogidas por los representantes de los autónomos, pero a la salida de la reunión recordaron que lo más urgente ahora mismo es evitar la pérdida de empleo entre los trabajadores por cuenta propia. Hasta 200.000 dejarán de serlo antes de final de año, según estima la asociación de este colectivo UPTA. Su presidente, Eduardo Abad, puso el acento en el comercio, del que que señaló que en el último año han desaparecido casi 20.000 autónomos dedicados a ello, y en lo que va de 2020 han cerrado 5.000 pequeños establecimientos de hostelería. “Los dos sectores mayoritarios del trabajo autónomo ya han tocado techo”, y advirtió de que más de 200.000 autónomos se darán de baja en lo que queda de año.

Tanto Abad como el resto de representantes quisieron incidir en que lo importantes es que los autónomos reciban ayudas directas para “evitar el cierre de sus negocios”. Por ello solicitaron que se convoque de inmediato una nueva reunión, pero esta vez centrada en estrategias y mecanismos que de protección del colectivo, asuntos que dependen del Ministerio de Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá. “Todavía no hay fecha para una reunión. Pedimos que se programe cuanto antes una agenda para abordar temas tan relevantes como ver qué ocurre con esa prestación o cómo van a afrontar los autónomos los posibles contagios o cuarentenas de sus hijos. Ya tendríamos que hablar de los mecanismos que nos den protección” reclamó Lorenzo Amor, presidente de ATA. Encima de la mesa ha puesto, por ejemplo, una extensión del cese extraordinario de actividad y “ajustes fiscales” para los autónomos con peor situación económica.

Por su parte, Abad, urgió también a Escrivá a dar “soluciones concretas ante una situación acuciante”, y ha señalado a la prestación por cese de actividad y a dotar a los negocios de liquidez como prioridades. “Los autónomos van a sufrir unos graves problemas de solvencia, sobre todo a partir del 20 de septiembre, cuando vence uno de los aplazamientos fiscales aprobados”. Asimismo, Abad insistió en la necesidad de poner en marcha un plan de reconversión y modernización para los 3,2 millones de autónomos, “para que el colectivo trabaje con dignidad”.

Por su parte, la presidenta de Uatae, María José Landaburu, reclamó recuperar la negociación para un régimen de cotización por ingresos reales y un régimen de morosidad, y que se laboralice “lo antes posible” la situación de “cientos de miles” de falsos autónomos.