Los precios se disparan hasta el 1,3% en marzo, su mayor alza en casi dos años, por la luz y las gasolinas

El INE confirma la escalada del IPC avanzada a finales de marzo. Hoteles, vuelos y móviles, lo que más se abarata en el último año, y luz, joyas, fruta, gasolina y refrescos, entre lo que más sube

Thumbnail

Los precios subieron un 1% en marzo en relación al mes anterior y su tasa interanual se situó en el 1,3% debido al alza de la luz y las gasolinas. Esto supone un repunte de 1,3 puntos porcentuales con respecto al mes de febrero, cuando los precios se mantuvieron congelados (0%), según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman los avanzados a finales del mes pasado.

Con este repunte, con el que el IPC anual encadena su tercera tasa positiva consecutiva, la inflación escala a niveles desconocidos desde hace casi dos años. De hecho, no se alcanzaba una tasa de IPC tan elevada desde abril de 2019, cuando se situó en el 1,5%. Asimismo, la tasa interanual de la inflación no registraba una subida de golpe tan abultada (de 1,3 puntos) desde finales de 2016, cuando pasó del 1,6% en diciembre de ese año al 3% en enero de 2017.

Luz y carburantes lideran el cambio de tendencia

Estos datos marcan un fuerte cambio de tendencia tras las caídas de precios de 2020, a las que siguieron un pequeño aumento en enero de 2021 (del 0,5% debido a la borrasca Filomena) y estabilidad en febrero (tasa del 0%).

Sin embargo, la inflación subyacente –la que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados– se situó en marzo en el 0,3%, la misma tasa que en febrero y un punto por debajo de la tasa general.

Al fuerte incremento de los precios en marzo ha contribuido, principalmente, el encarecimiento de la electricidad, del gasóleo para calefacción y de los carburantes y lubricantes para el transporte personal, en contraste con la bajada de precios que experimentaron en marzo de 2020. Por contra, el INE destaca la estabilidad de los precios en los servicios de telefonía y fax registrada en marzo, lo que provocó que el grupo de telecomunicaciones redujera su tasa interanual casi 1,5 puntos, hasta el -4,9%. También bajó la tasa interanual de alimentos y bebidas no alcohólicas, dos décimas, hasta el 1,4%, por el abaratamiento del pescado y el marisco.

En tasa mensual (marzo sobre febrero), el IPC se disparó un 1%, su mayor repunte mensual desde octubre de 2019, impulsado por el encarecimiento de la luz, de los carburantes y del vestido y el calzado por el inicio de la temporada primavera-verano. Lo que más subió de precio fue la electricidad (+11,6%) y los otros artículos de vestir, como guantes, cinturones y paraguas, que se encarecieron un 10,3%. En cambio, lo que más se abarató en marzo respecto al mes de febrero fueron los ordenadores personales y el pescado fresco, ambos con descensos del 3,5%.

Según el INE, los índices y grupos que han marcado el repunte interanual del IPC hasta el 1,3% son la vivienda, con un aumento de casi 5,5 puntos, hasta el 4,3%, el encarecimiento de la electricidad, y el avance del grupo de transporte en 5 puntos, hasta el 3,8%, por el mayor coste de las gasolinas para el transporte personal.

En el último año, los productos y servicios que más han subido de precio ha sido otros aceites (+17,7%); la electricidad (+14,6%); joyería y bisutería (+11,2%); la fruta (+9%); la gasolina (+8,9%) y los refrescos, que se han encarecido un 8,5% por la subida del IVA a las bebidas azucaradas aplicada a principios de año. En sentido contrario, lo que más se ha abaratado desde marzo de 2020 son los hoteles y hostales (-21,4%); los vuelos internacionales (-10,9%); la telefonía móvil (-8,8%); los ordenadores personales (-7,6%), y los automóviles de segunda mano (-7,2%).

Todas las comunidades en terreno positivo

La tasa anual del IPC subió en marzo en todas las comunidades autónomas. El mayor repunte de la tasa anual, de 1,8 puntos, lo experimentó Castilla-La Mancha, mientras que el menor, de ocho décimas, se dio en Canarias. De este modo, en marzo todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas a diferencia de febrero, cuando nueve de ellas aún estaban en negativo.

Las tasas más elevadas de marzo corresponden a Navarra (1,8%) y Comunidad Valenciana y Galicia, ambas con un 1,7%. La ciudad autónoma de Melilla, por su parte, disparó sus precios un 3% respecto a marzo de 2020. Por contra, los repuntes interanuales de precios más moderados se dan en Canarias, con una tasa del 0,4%, y Madrid, con un 0,9%.

¿Es bueno que los precios suban?

La gran pregunta ante estos datos es si es bueno que la inflación suba o baje. Por un lado, la caída del IPC hasta terreno negativo puede deberse a un descenso de la demanda, por lo que los precios caen, se vende por menor precio, se reduce la producción, cae el empleo y suele ser síntoma de crisis económica. Por otra parte, la subida de este índice es positiva hasta cierto punto. Si este se dispara puede indicar que se está produciendo una burbuja especulativa.