Más de dos tercios de los empleos creados en junio serán temporales

Escrivá pronostica un mes «extraordinario» con 470.000 trabajadores aún en ERTE

La patronal de la construcción ha advertido de que la reforma laboral de Díaz generará más precariedad
La patronal de la construcción ha advertido de que la reforma laboral de Díaz generará más precariedadCIPRI PASTRANO DELGADOLa Razón

El Gobierno saca pecho y vaticina un mes de junio histórico en términos de empleo pese a que aún no se ha llegado al ecuador del mes. El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, avanzó ayer que junio va a ser un mes «extraordinario» para el empleo con la suma de más de 150.000 nuevos afiliados, mientras que la cifra de trabajadores en ERTE ha empezado el mes bajando con intensidad hasta rondar ya los 470.000. En una entrevista concedida a Espejo Público de Antena 3, Escrivá sostuvo que el arranque de junio está siendo «fortísimo» para el empleo y que, a la vez, se ha triplicado el ritmo de salida diaria de trabajadores en un expediente de regulación temporal (ERTE) desde los 3.000 diarios hasta los 10.000 actuales.

En cuanto a la afiliación, el titular de Seguridad Social señaló que esos más de 150.000 nuevos empleos registrados en junio serán en términos ajustados de estacionalidad, pero también se rondará esa cifra en media, ya que junio es un mes más estable para la afiliación. Se tratará, además, de una recuperación del empleo de «amplio espectro», dijo, en referencia a que no será solo atribuible a la hostelería y el turismo, beneficiados por el levantamiento de las restricciones de la pandemia ligadas al proceso de vacunación. De hecho, según sus datos, solo 50.000 de esos 15.000 nuevos ocupados son atribuibles al turismo, mientras que el resto, explicó, vendrán de sectores como la Educación o la Industria, entre otros.

De confirmarse las cifras que prevé Escrivá, habría que remontarse a 2005 para encontrar un mayor crecimiento del empleo en junio respecto al mes precedente. Ese año, se crearon 230.103 puestos de trabajo frente al cierre de afiliación de mayo.

Sin embargo, el ministro olvidó que una muy nutrida bolsa de esos 150.000 empleos tienen un carácter marcadamente estacional, no solo los vinculados a la hostelería y el turismo, que ya de por sí representarían un tercio del empleo generado en junio, y que la inmensa mayoría del empleo que tradicionalmente se genera en los meses que preceden al verano, especialmente en mayo y junio, funciona mediante la contratación temporal que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha puesto en la diana.

Díaz quiere limitar al máximo su utilización y solo por razones de carácter productivo u organizativas. Se prohibiría su uso para cubrir picos de actividad cuando la carga de trabajo adicional tenga que ver con la actividad «normal y permanente» de la empresa, según su última propuesta a los agentes sociales que los empresarios rechazan de plano.

Sin embargo, de esa fuerte creación de empleo en la Educación que pronostica Escrivá la inmensa mayoría tendrá carácter temporal en un sector con una ya de por sí alta tasa de estacionalidad. Además están los empleos vinculados al comercio, temporales en su inmensa mayoría en los meses de junio.

Para ello no hay más que ver las cifras de junio de 2019, el último mes comparable pre-pandemia, sin las distorsiones de junio de 2020. Entonces se registraron 75.584 afiliados más respecto a mayo. La hostelería sumó 37.225, el comercio 28.217, las actividades sanitarias y Servicios Sociales 31.799, las actividades administrativas 21.395 y la industria 10.551. En este caso, el sector educativo perdió 53.423 afiliados. En el caso de la contratación indefinida se rubricaron solo 174.159 contratos en junio, 10.002 menos que en mayo de ese año, mientras que la contratación temporal sumó 1,83 millones de contratos en junio.

Escrivá anunció también que está «a punto» de poner en marcha un desincentivo extra para combatir la elevada rotación de contratos laborales. La idea es aplicar una penalización creciente en función del número de bajas de cotización de un mismo trabajador. La Seguridad Social da cada año 27 millones de bajas, una de cada cinco por contratos de un día y tres de cada cinco por contratos de menos de un mes.