Escrivá blinda la penalización del retiro anticipado para ahorrarse 44.000 millones

Presenta el informe sobre la eliminación de los coeficientes reductores en largas carreras de cotización sin una solución

Asjubi40, el día que entregó en el Congreso de los Diputados los 40 testimonios de pensionistas afectados
Asjubi40, el día que entregó en el Congreso de los Diputados los 40 testimonios de pensionistas afectadosJesús G. FeriaLa Razón

Sobre la bocina. El pasado viernes 30 de julio el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones entregó en el Congreso de los Diputados el estudio de la recomendación 12 del Pacto de Toledo sobre la despenalización de las jubilaciones anticipadas con largas carreras de cotización que se comprometió a presentar en julio, una nueva fecha que el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, estableció tras exceder en cinco meses el plazo oficial. El informe, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, analiza el impacto económico de eliminar los coeficientes que reducen las pensiones de más de medio millón de trabajadores que se retiraron anticipadamente con más de 40 años cotizados. «Aunque su propósito debería haber sido exponer las cifras, para que la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo las analice, y proponer una solución, lo que hace es justificar que se nos siga penalizando», denuncia Santiago Menchero, portavoz de Asjubi40, la asociación que reclama que con 40 años o más cotizados se pueda acceder al 100% de la pensión pese a haberse retirado anticipadamente.

Las conclusiones de este documento titulado «Informe sobre el acceso a la pensión de jubilación anticipada para trabajadores con carreras de cotización largas» hacen realidad los peores presagios de los afectados representados por Asjubi40: el Ministerio de Seguridad Social no recomienda ni quiere eliminar los coeficientes reductores a estas pensiones. El gasto y la estabilidad del sistema de pensiones es uno de los principales motivos sobre los que sustenta su postura.

La Seguridad Social calcula que «la eliminación de los coeficientes reductores a quienes hoy ostentan la condición de pensionista de jubilación anticipada supondría un incremento del gasto anual de 2.745 millones de euros en 2021. Y considerando la evolución de este colectivo en función de sus probabilidades de supervivencia, la medida implicaría aumentar el compromiso de gasto futuro (valor presente actuarial) en estas pensiones en 44.345 millones de euros». Precisamente, la merma de la pensión que ocasionan los coeficientes reductores atenúa este efecto, y el departamento dirigido por Escrivá prevé en el informe que una hipotética eliminación dispararía aún más el gasto ante un aluvión de prejubilaciones.

Ese posible crecimiento de las jubilaciones anticipadas está ligado con otra de las conclusiones del estudio: la aplicación de coeficientes reductores previene «la desigualdad en las condiciones de acceso que se produciría si a dos trabajadores que han cotizado lo mismo se les concediera el mismo importe de pensión, aunque uno de ellos se haya jubilado antes de alcanzar la edad ordinaria de jubilación».

Otro de los motivos aportados por la Seguridad Social para no eliminar los coeficientes reductores de las jubilaciones anticipadas con largas carreras es que un 55% de las carreras de cotización en el momento de acceso a la pensión de jubilación alcanza o supera los 40 años, por lo tanto «no son una excepción». En este sentido, el portavoz de Asjubi40 recuerda que las clases pasivas tienen derecho a jubilarse anticipadamente a los 60 años siempre que hayan cotizado para el Estado 35 años. «Si aún hay 700.000 funcionarios activos en este régimen que se pueden jubilar anticipadamente con estas condiciones y no suponen ningún peligro para las arcas del Estado, nuestro caso es el mismo y encima habiendo cotizado más», apunta Menchero.

No obstante, la Seguridad Social no lo interpreta de esta manera. Para este Ministerio, el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación es vital para el equilibrio y la equidad del sistema de pensiones. «Con los coeficientes reductores se garantiza el objetivo de que el acceso anticipado a la pensión no suponga un coste excesivo» que tambalee un sistema que se enfrenta al «aumento de la esperanza de vida» y la «jubilación de la macrogeneración del Baby Boom».

Estos coeficientes reductores –añade el estudio– también se aplican en los sistemas de pensiones de reparto del entorno europeo de referencia. Por lo tanto, «no son una singularidad del modelo español». Sin perjuicio de lo anterior, recalca que el ordenamiento español ya ofrece una reducción de los coeficientes cuanto mayor es el periodo de cotización acumulado.

El argumentario de la Seguridad Social ha sido interpretado por Asjubi40 como una recopilación de trabas para no poner solución a la «cadena perpetua» que sufren los jubilados con largas carreras de cotización. «No estamos pidiendo que se eliminen los coeficientes con carácter retroactivo, sino que se apliquen hasta cumplir la edad ordinaria de jubilación y luego se supriman. Lo que no tiene justificación es que nos penalicen para toda la vida», reclama Menchero, quien avisa que acudirán a los diferentes portavoces del Pacto de Toledo para buscar una solución definitiva.

Nuevos coeficientes de la reforma de pensiones

El pasado 1 de julio se firmó la primera parte del acuerdo de la reforma de la pensiones entre el Gobierno y los agentes sociales. Las conclusiones del «Informe sobre el acceso a la pensión de jubilación anticipada para trabajadores de cotización largas» lo sacan a relucir para destacar cambios positivos que afectan a los coeficientes reductores de las largas carreras de cotización. «En él se recoge un conjunto de medidas con el objetivo de incentivar la prolongación de las carreras de cotización preservando la equidad del sistema. Entre ellas se incluye la revisión de los coeficientes reductores aplicables en los supuestos de jubilación anticipada mejorando especialmente el tratamiento de las carreras de cotización más largas», defiende el documento. Sin embargo, con los nuevos coeficientes reductores, los trabajadores que decidan jubilarse entre 23 y 24 meses antes de lo que les corresponderían (como ocurre con los afectados representados por Asjubi40) se verán perjudicados por un aumento de las penalizaciones, independientemente de los años cotizados.