Estas son las jubilaciones anticipadas más perjudicadas por los nuevos coeficientes reductores de la reforma de Escrivá

Los más castigados serán los trabajadores que decidan retirarse entre 24 y 23 meses antes. También aumentan las penalizaciones para los que lo hagan con pocos meses de antelación

Imagen de dos jubilados sentados en un banco
Imagen de dos jubilados sentados en un banco FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El primer paquete de medidas para reformar el sistema de pensiones que sellaron este jueves Gobierno, patronal y sindicatos conlleva numerosos cambios que irán el próximo martes al Consejo de Ministros con el objetivo de que estén plenamente vigentes el 1 de enero de 2022. Entre ellos, se modifican las penalizaciones a las jubilaciones anticipadas.

El plan del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, es cambiar los coeficientes reductores que disminuyen la pensión para los que se retiran antes de la edad legal de jubilación de la siguiente manera: pasarán a ser mensuales frente al cálculo trimestral actual y se aplicarán directamente sobre la pensión y no en la base reguladora como hasta ahora. Estos porcentajes, en el caso de las jubilaciones anticipadas voluntarias, irán desde un máximo del 21% a un mínimo del 2,81%. En cuanto a la jubilación anticipada forzosa o involuntaria van desde un 30% hasta un 0,5%. No obstante, estos últimos trabajadores podrán optar por los coeficientes aplicados a la voluntaria en los dos años anteriores a la edad legal si les son más favorables.

Como se puede observar, estos coeficientes varían y lo hacen en función de la anticipación con la que se decida prejubilarse con el objetivo de que los ciudadanos demoren el momento de retirarse. La propuesta de coeficientes reductores publicada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones evidencia que los trabajadores que decidan jubilarse entre 23 y 24 meses antes de lo que les corresponderían y los que decidan hacerlo seis meses antes o entre uno y tres meses antes serán los más perjudicados, ya que sufrirán un aumento de las penalizaciones con la reforma. Mientras, el resto de las prejubilaciones se verán menos castigadas que con los coeficientes actuales.

Los más perjudicados

Estas son las jubilaciones anticipadas voluntarias más afectadas por la reforma de las pensiones:

-Trabajadores con menos de 38 años y seis meses cotizados

Sus reducciones aumentan del 16% al 21% y 17,60% si se jubilan entre 24 y 23 meses antes. En el caso de que decidan adelantan su retiro entre tres y un mes, los coeficientes pasan de un 2% actual al 3,52%, 3,38% y 3,26%, respectivamente.

-Trabajadores de entre 38 años y seis meses trabajados y 41 años y seis meses cotizados

Si se jubilan entre 24 y 23 meses antes, sus coeficientes reductores pasan del 15% al 19% y al 16,50%. Si lo hacen seis meses antes, la reducción de su pensión también sube de 3,80% a un 3,82%. Y si se retiran entre tres, dos y un mes antes notarán un aumento que pasa del 1,9% actual al 3,36%, 3,23% y 3,11%, respectivamente.

-Trabajadores de entre 41 años y seis meses cotizados y 44 años y seis meses

Los coeficientes reductores que se aplican a las jubilaciones que se anticipan entre 24 y 23 meses suben de un 14% a un 17% y de un 14% un 15%. También aumenta ligeramente la penalización para los que se jubilan seis meses antes, pasando de un 3,5% a un 3,64%. Y de tres a un mes antes se producen los siguientes cambios: de 1,8% a 3,20%, de 1,8% a 3,08% y de 1,8% a 2,96%.

-Trabajadores con más de 44 años y seis meses cotizados

En este caso, los nuevos coeficientes solo penalizan a los trabajadores que decidan jubilarse con seis meses de anticipo, pasando de un 3,3% a un 3,45%. Y a los que se prejubilan entre tres meses y un mes antes: de 1,6% a 3,04%; de 1,6% a 2,92%; y de 1,6% a 2,81%.

También afecta a los que cobran la pensión máxima

Los nuevos coeficientes reductores se aplicarán sobre la cuantía de la pensión y siempre respetando la limitación máxima (2.707,49 euros mensuales en 2021). Cuando la pensión supere el límite establecido para el importe de las pensiones, los coeficientes reductores se aplicarán de manera gradual, en un plazo de 10 años, a contar desde el 1 de enero de 2024. Lo que sucedía hasta ahora en los casos en los que se cotizaba por la pensión máxima es que se aplicaba una reducción del 0,5% de la pensión por cada trimestre adelantado, lo que dejaba la penalización máxima en un 4%, mientras que para el resto de jubilados como mínimo es del 16%. Por lo tanto, la reforma hará que las penalizaciones de estos jubilados también aumenten.