Madrid aporta a la financiación de doce autonomías 6.000 millones, el triple que Cataluña

Fedea asegura que los madrileños contribuyen 13 veces más a las regiones menos ricas que los ciudadanos de Baleares

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una rueda de prensa durante su visita al Parque de Bomberos de San Martín de Valdeiglesias, a 5 de agosto de 2021, en San Martín de Valdeiglesias, Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una rueda de prensa durante su visita al Parque de Bomberos de San Martín de Valdeiglesias, a 5 de agosto de 2021, en San Martín de Valdeiglesias, MadridDavid Obach Europa Press

Saber qué comunidad aporta más a la financiación extra de las regiones menos ricas constituye la incógnita a despejar en el eterno debate que enfrenta a los diversos Gobiernos autonómicos de diferente corte ideológico. Un informe de la Fundación de Estudio de Economía Aplicada (Fedea) publicado ayer arroja luz sobre este interrogante. Elaborado por el director de esta institución, Ángel de la Fuente, bajo el título «La liquidación de 2019 del sistema de financiación de las comunidades autónomas de régimen común», aporta datos reveladores sobre esta materia. Según este estudio, la Comunidad de Madrid ocupa el primer lugar de este ranking, al contribuir con 6.000 millones a la financiación de las regiones menos ricas, casi el triple que Cataluña y trece veces más que Baleares. Sólo el Estado supera al Gobierno de Ayuso en la contribución extra de esas doce autonomías con 10.310 millones.

Este es el reparto que realiza el informe sobre los recursos extras que aporta a las autonomías con menor renta el modelo de financiación por 19.000 millones. El estudio analiza la financiación efectiva final a competencias homogéneas e igual esfuerzo fiscal, que lidera en este caso Andalucía (22.329 millones), seguida de Cataluña (21.580 millones) y Madrid (18.538 millones). La diferencia entre estas dos magnitudes, según explica la Fundación, se debe a que los distintos Fondos que conforman el sistema de financiación autonómica generan flujos de nivelación que pueden ser positivos, si una región recibe finalmente más de lo que ingresa en primera instancia por tributos cedidos, o negativos si la comunidad es aportante neta a la nivelación regional.

La suma de los saldos positivos refleja que el sistema aporta a las comunidades de menor renta recursos extra por encima de sus ingresos tributarios por un importe de casi 19.000 millones, provenientes del Estado (10.310 millones), de Madrid (6.000 millones), Cataluña (2.070 millones) y Baleares (461 millones). Estas aportaciones suponen en torno a un 25% de los ingresos de la Comunidad de Madrid y un 10% de la recaudación de Cataluña y de Baleares, respectivamente.

Estos ingresos extras que reciben las autonomías menos ricas exceden el 20% de los recursos tributarios homogéneos en diez regiones. Según el estudio de Fedea, son muy importantes en el caso canario, donde representan una cantidad mayor que su recaudación, el 109,3%, lo que equivale a más de la mitad de los ingresos totales. En Extremadura esta proporción es del 73,7%; en Castilla-La Mancha, del 36,6 %; en Galicia, del 34,8%; en La Rioja, del 31,1%; en Cantabria, del 30,9%; en Andalucía, del 30,7%; en Castilla y León, del 27,4%; en Murcia, del 24,1%; en Asturias, del 22,6%; en Aragón, del 12,7%, y en la Comunidad Valencia, del 6,5%.

Para la liquidación del sistema de financiación autonómica de 2019, cuyos datos publicó hace unos días Hacienda y que se ajustará en 2021 una vez se cuente con toda la información, Fedea utiliza una medición de competencias homogéneas a igual esfuerzo fiscal, con el fin de afinar aún más la evolución de la misma. Según sus cálculos, el volumen total de la financiación definitiva de las regiones de régimen común experimentó en 2019 un alza del 4,6% en relación a 2018, hasta los 113.608 millones.

El estudio refleja que las variaciones interanuales en las posiciones relativas sobre los resultados financieros del sistema en 2019 de las distintas comunidades autónomas en relación con el ejercicio anterior han sido poco significativas. Las más importantes han sido los retrocesos de Aragón y Baleares, que pierden 2,7 y 2,1 puntos, respectivamente, en relación con el año anterior. Fedea recoge en su estudio los ingresos brutos homogeneizados de las comunidades autónomas por tributos cedidos (antes de ejercer su capacidad normativa para subir o bajar tipos). En este sentido, Madrid lidera la lista con 24.538 millones de euros, seguida por Cataluña (23.650 millones) y Andalucía (17.083 millones).

Aunque no dispone de información suficiente, los recursos sujetos a liquidación proporcionados por el sistema de financiación aumentaron en algo más de un 7% entre 2019 y 2020, sin contar el Fondo Covid-19 y otras ayudas extraordinarias que no se integran en el modelo, a pesar del fuerte descenso de la renta y de los ingresos tributarios generado por la pandemia. Mientras, Fedea prevé en 2021 un ligero descenso en los recursos del modelo autonómico, en consonancia con unas estimaciones de renta que se mantienen algo por debajo de los niveles prepandemia.