La decisión sobre Nissan Barcelona se retrasa hasta noviembre

La china Great Wall y la española QEV Technologies son las que tienen más opciones de quedarse con las plantas

Factoría de Nissan en Barcelona
Factoría de Nissan en Barcelona

La decisión sobre la opción que será elegida para llevar a cabo el proyecto de reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona no se conocerá hasta por lo menos el mes de noviembre, aunque actualmente, tras la reunión del primero de octubre, parece que las alternativas presentadas por el fabricante chino Great Wall y el consorcio español QEV Technologies son las opciones con más posibilidades de adjudicación.

La comisión de adjudicación, formada por representantes de los trabajadores y de la Administración, con la asesoría de la consultora KPMG, se reunió el pasado viernes para decidir el futuro de las tres plantas de Nissan en Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca. Aunque en un comunicado indicaban que no se había rechazado ninguna de las ofertas presentadas, parece que las dos opciones antes indicadas son las preferidas ya que se han elegido para iniciar con ellos una negociación preferente que deberá estar cerrada a finales de este mes de octubre. Y, además se anuncia una nueva reunión a principios de noviembre que, tal vez, sea la definitiva para dar a conocer el nombre del adjudicatario.

Dentro de esta negociación, en los últimos días se ha producido un movimiento que puede inclinar la balanza. El grupo español QEV Technologies ha captado para su proyecto una aportación a su capital de 7,5 millones por la entrada de la gestora de capital riesgo Inveready en este proyecto de electromovilidad. De esta forma, el grupo de descarbonización, liderado por QEV Technologies, planea una inversión de 1.000 millones de euros, una producción anual de 100.000 vehículos y la creación de más de 4.000 empleos directos antes de 2025

Según el grupo de empresas que integran esta alternativa española, que cuenta con el visto bueno del Gobierno, este proyecto de descarbonización en la Zona Franca situaría a España como referente a nivel internacional en movilidad eléctrica y asegura el futuro estable para las tres fábricas de Nissan en Cataluña, con un proyecto integral de fabricación de vehículos industriales y plataformas de autobuses, segmento con gran capacidad de crecimiento.

Entre los planes que plantea el consorcio de firmas españolas está convertir la actual modelo «pick up» Nissan Navara en un vehículo eléctrico con la antigua marca Ebro como enseña del mismo.