El “engaño” para subir el precio de spaguetti, yogures o cacao soluble sin que el cliente lo sepa

La OCU alerta de que los fabricantes está reduciendo el contenido de los envases para “despistar a los consumidores”

Colacao ha reducido 50 gramos el contenido de producto en sus envases
Colacao ha reducido 50 gramos el contenido de producto en sus envases FOTO: Archivo

La imparable subida de precios de la energía tiene que trasladarse inevitablemente a los precios de los productos de la cesta de la compra. Pero para que esto no sea detectado, los principales fabricantes han recurrido a una vieja estrategia. Ofrecer menos por el mismo precio. El gasto es el mismo, pero el precio real se multiplica en algunos casos hasta un 15,7 por ciento.

Así lo refleja un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que denuncia que “algunos fabricantes de alimentos están reduciendo el contenido de sus envases entre un 5% y un 10%” para “despistar a los consumidores” y que “no se note la subida de precio”. Según la organización, es una tendencia “cada vez más extendida”, que “afecta también a productos de higiene y droguería”. Por lo que concluye, “los precios pueden estar subiendo más de lo que parece”.

Así, la OCU explica que en su reciente estudio de precios de supermercados, detectaron que más de la mitad de los productos (un 55%) habían experimentado un incremento de precios. La conclusión sería que el 45% restante habrían bajado el precio, pero no es así realmente porque “entre esos productos más baratos encontramos algunos en los que las bajadas son sólo aparentes, ya que ocultaban un fenómeno curioso: no baja el precio, sino que bajan los pesos”, aclaran.

De esta forma, añade la OCU, “hemos podido comprobar que se trata de productos que reducen la cantidad incluida en el envase para camuflar la subida del precio”. Y ponen el ejemplo del paquete de lomos de merluza Pescanova que en las estanterías se oferta con una rebaja de precio del 5,6%, pero al examinar el envase se puede comprobar que ahora es de 360 gramos, frente a los 400 gramos que pesaba dicho producto hasta ahora, lo que supone un 10 por ciento menos de producto. “O sea pagas menos, pero también recibes menos. Teniendo esto en cuenta, nos encontramos con que el precio en realidad ha subido un 3,2%”, explican.

Gráfico elaborado por la OCU en la que se refleja la variación del peso y de precio de varios productos
Gráfico elaborado por la OCU en la que se refleja la variación del peso y de precio de varios productos FOTO: OCU

La organización incide en que esta práctica comenzó a producirse a principios de año y que cada vez está más extendida. Además de los lomos de merluza, otros productos han bajado su precio pero también su contenido. Así, el como el envase de Cola-Cao ahora contiene 40 gramos menos, la margarina Tulipán también pierde 50 gramos y hasta los yogures Activia pesan 5 gramos menos que hasta hace pocos meses.

Entre los productos que más han subido, hay dos que son de los más consumidos en los hogares: los spaguetti y macarrones. La marca Gallo ha aumentado el precio un 3,7 y un 4,1 por ciento respectivamente, pero si a eso le añadimos que incluyen menos pasta, la subida se dispara hasta el 15,2 y el 15,7 por ciento, respectivamente.

Incidencia en el IPC

Para la OCU esto incide directamente en el cálculo de la subida del IPC, que según datos oficiales la evolución media de los precios de 2020 a 2021 es de un 0,6 por ciento, dato que se duplicaría o triplicaría si se hubiera tenido en cuenta esta reducción del peso de los alimentos (entre un 1,1 y un 1,8 por ciento, según sus cálculos).

Por ello, alertan de que las constantes y significativas subidas del coste de la energía impulsen cada vez más a los fabricantes a reducir el peso de sus productos envasados con el fin de mantener los precios de venta.