Medio ambiente

Desarrollo sostenible: un futuro sin emisiones

Banco Santander está duplicando sus esfuerzos para alcanzar los objetivos medioambientales

Banco Santander integra los criterios ASG en sus prioridades
Banco Santander integra los criterios ASG en sus prioridades FOTO: recurso Imagen de recurso

Responsabilidad, reducción de emisiones y entrar en los cánones ideales de una compañía sostenible. Banco Santander ha unido fuerzas para alcanzar los objetivos medioambientales, reforzando su trabajo e incluyendo la estrategia climática en su trabajo diario. Un punto de vista con el que pretenden alcanzar las cero emisiones en 2050, reducir el impacto medioambiental y facilitar a sus clientes la transición hacia una economía baja en carbono. Pequeños pasos que harán grande el camino de la compañía.

Criterios ASG

Las prioridades actuales de Banco Santander integran los criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno) en toda su estrategia asegurándose de que su actividad contribuye directamente a varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por las Naciones Unidas (ODS) y la consecución del Acuerdo de París.

Desde el punto de vista ambiental, pretenden alcanzar las cero emisiones netas en 2050. Todo ello, acompañando a sus clientes en su transición hacia una economía baja en carbono y reduciendo también su propia huella. Banco Santander es 100% neutro en carbono desde 2020, pero continúa tratando de reducir sus impactos. Un ejemplo de ello es la reciente iniciativa que ha puesto en marcha en España para facilitar el reciclaje de las tarjetas de débito y crédito Santander para convertirlas después en mobiliario urbano y promover así la economía circular. El cliente puede insertar aquellas que estén caducadas o deterioradas en los cajeros automáticos, que pasarán directamente a un proceso de reciclado que servirá para otras creaciones. La tecnología y la digitalización también forma parte de este plan sostenible. Los usuarios ya tienen acceso a una nueva y pionera funcionalidad en la app móvil y web del banco que les permite conocer su propia huella de carbono en kilos de CO2 y les ofrece la posibilidad de compensarla, colaborando de manera voluntariaen diferentes proyectos medioambientales como por ejemplo la reforestación de una zona degradada de Teruel.

Sus logros

La buena labor de Banco Santander les ha posicionado como líder en banca responsable, cumpliendo con los objetivos ASG. En 2019, la entidad se fijó 11 propósitos a tres años vista, como contar con al menos un 40% de mujeres en el consejo de administración, lograr la neutralidad en carbono en la actividad propia del grupo, eliminar los plásticos innecesarios de un solo uso en todas sus oficinas y edificios o ayudar a más de cuatro millones de personas con programas de inversión en la comunidad. Y lo han conseguido gracias a la ambición y al seguimiento de una línea guiada por los ODS de Naciones Unidas y el Acuerdo de París.

Pasos que no han sido en vano y que impulsa al a compañía a avanzar en los compromisos adquiridos para 2025, como los 120.000 millones de euros destinados a financiación verde, 100% de la electricidad consumida procedente de fuentes renovables o 10 millones de personas financieramente empoderadas, así como las deseadas neutras emisiones en 2050. Unos logros a los que se suman los primeros pasos ya dados hacia la descarbonización: se ha comprometido a reducir su exposición al carbón térmico a cero y alinear su cartera de generación de energía eléctrica con el Acuerdo de París en 2030. Además, Santander publicará sus nuevos objetivos de descarbonización para petróleo y gas, minería, metales y aviación antes de final de año, así como para hipotecas, sector inmobiliario y fabricación de automóviles para el primer trimestre de 2024.

Como dice uno de sus lemas: «Que tu forma de invertir refleje tu forma de pensar». Por ello, Banco Santander busca combatir el cambio climático, uniendo su esfuerzo con la guía en el camino para que sus clientes también formen parte de su proyecto.