Esta es la forma de utilizar el aire acondicionado sin disparar la factura de la luz este verano

El uso de un aparato de aire de 2.2 kilovatios durante seis horas puede tener un coste de 4,75 euros al día y 142,5 euros mensuales

Un aire acondicionado a 27 grados
Un aire acondicionado a 27 grados FOTO: Jesús Hellín Europa Press

La cantidad de energía que se utiliza en los hogares en el día a día no ha parado de ascender, aumentando a la vez el desperdicio inconsciente de esta producción. Es por ello, que conseguir un ahorro energético, es decir, una reducción del consumo de energía, se ha vuelto un aspecto clave en las agendas políticas, no solo para limitar la factura de la luz de millones de ciudadanos, sino también para disminuir los efectos del cambio climático. Tanto es así, que desde el Gobierno de Pedro Sánchez han aprobado el primer paquete de medidas del plan de ahorro energético, limitando a 27 grados el uso del aire acondicionado en verano y a 19 grados la calefacción en invierno en edificios públicos, espacios comerciales y grandes almacenes, infraestructuras de transporte (aeropuertos y estaciones de tren y autobús), espacios culturales y hoteles, así como apagar las luces de escaparates y edificios públicos que estén desocupados a partir de las 22:00 horas.

Pese a esta normativa se aplicará en los lugares públicos previamente mencionados, a partir de septiembre, estas deberán ser ampliadas a empresas y hogares. Por tanto, hasta que llegue esa fecha, desde la plataforma para la mejora del hogar habitissimo han ofrecido una serie de consejos para utilizar el aire acondicionado este verano sin disparar la factura de la luz y en sintonía con el medio ambiente.

El uso de un aire acondicionado de 2.2 kilovatios durante seis horas puede tener un coste de 4,75 euros al día, sumando a final de mes una cuantía de 142,5 euros. No obstante, su uso no solo trae consigo un coste elevado, sino que también puede provocar una mayor emisión de Co2 a la atmósfera, sobre todo teniendo en cuenta que existen cerca de 3.600 millones de equipos de aire acondicionado en uso en el mundo, cuya cifra se prevé que aumente a 14.000 millones en 2050, según los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Por tanto, “utilizar el aire acondicionado con conciencia” fue la primera medida que establecieron los expertos de esta plataforma, ya que por cada grado que se disminuya la temperatura, el consumo de energía aumenta un 8%.

“Tener un buen aislante en ventanas, puertas y techos es básico para conseguir un ahorro de energía superior al 30%”, por tanto, cerrar bien estos elementos de la vivienda puede evitar que se escape aire de la casa, obteniendo inevitablemente un ahorro.

Otro de los aspectos para utilizar correctamente estos aparatos de aire es realizar un buen mantenimiento, dado que si el filtro está sucio, “la presión del gas bajará ya que el aire no estará circulando como debería”, señalaron los expertos.

Sumado a esto, con el objetivo de que el aire acondicionado sea lo más respetuoso con el medio ambiente sin disparar el gasto, resulta “fundamental contar con aparatos eficientes”. Los modelos con tecnología ‘inverter’, por ejemplo, evitan un mayor consumo de luz; aunque lo más respetuosos son aquellos que funcionan con energía solar o por los bioclimatizadores.

Por último, las familias deben tener claro que al tener aire acondicionado no se debe dejar de utilizar ventilador, ya que es más saludable y puede ayudar si se hace un uso correcto. “Se debe aprovechar colocando el ventilador en la misma dirección en la que el viento entra a la habitación. En caso de que no haya corriente de aire y el ambiente esté muy húmedo, hay que colocar el ventilador soplando hacia una ventana abierta para que pueda mover el aire, para aumentar la eficiencia de este sistema” concluyeron.