MENÚ
sábado 15 junio 2019
05:07
Actualizado

Stiglitz: «El euro nació defectuoso desde el principio»

  • El Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz antes de la presentación de su último libro «Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa»
    El Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz antes de la presentación de su último libro «Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa»

Tiempo de lectura 2 min.

05 de octubre de 2016. 20:36h

Comentada
5/10/2016

El nacimiento del euro fue desde el primer momento defectuoso, según ha defendido el Premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz, durante la presentación en Madrid de su nuevo libro "El euro. Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa". La creación de la moneda única se basaba en la esperanza de que el euro impulsara el proyecto europeo para crear una Europa más unida, mayor integración, crecimiento económico e integración política. Pero en ese momento Europa no cumplía las condiciones necesarias ni creó las instituciones requeridas, y lo único que trajo fue estancamiento.

Dicha creación funcionaría si los gobiernos se hubiesen limitado a mantener el déficit y la deuda por debajo del 3% y del 60% del PIB, respectivamente. Cifras "sin base económica", según Stiglitz. Pero las cosas salieron peor de lo que se esperaba, debido, en parte, al momento en que se creó la moneda única. Los países más ricos se volvieron más ricos y los países más pobres quedaron más afectados que en la gran depresión.

“Las políticas de austeridad, como las subidas de impuestos, recortes de gasto, privatizaciones y rescates bancarios han sido un fracaso”, apostilló Stiglitz, por lo que en su lugar propone una reestructuración de la deuda y bonos ligados al crecimiento del PIB.

Joseph Stiglitz ha destacado que "sin reformas, el euro no continuará dentro de unos años", ya que para que la moneda común funcione necesita que los países miembros compartan instituciones como la garantía de depósitos o las prestaciones por desempleo. El dólar está implantado en 50 estados diferentes, y su éxito se debe a la libre circulación de trabajadores -si hay desempleo en un estado, se van a otro- ya que comparten la misma lengua y las mismas instituciones.

Los países más débiles, como España y Grecia, han visto como el dinero se va a los países más fuertes, y esto lleva a que los bancos no puedan prestar dinero. Además, si en Europa un banco quiebra, es el propio país el que hace frente al rescate. Por eso, de nuevo Stiglitz ha comparado la situación con EE UU, allí tienen un sistema federal de desempleo y un seguro de depósitos común.

Últimas noticias