MENÚ
martes 25 junio 2019
04:10
Actualizado

Una mujer para el Banco de España

El mandato del actual gobernador, Luis Linde, finaliza el 11 de junio. Tras los Presupuestos Generales del Estado, Rajoy tiene que abordar el nombre de su sustituto o sustituta. Suenan tres mujeres para el cargo.

  • Una mujer para el Banco de España
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

02 de abril de 2018. 00:25h

Comentada
Madrid. 2/4/2018

Mariano Rajoy, tras el trámite parlamentario –exitoso o no– de los Presupuestos Generales del Estado, debe abordar un nombramiento estratégico. El 11 de junio próximo vence el mandato del actual gobernador del Banco de España, Luis Linde, que por ley no puede ser reelegido y, por lo tanto, tendrá que ser sustituido. El sillón, en el magnífico edificio de la Institución –una manzana entre la calle de Alcalá y el Paseo del Prado, enfrente de la Cibeles–, tiene suficientes pretendientes, pero la elección del candidato, según el artículo 24, punto primero, de la Ley de Autonomía del Banco de España, corresponde al presidente del Gobierno y el nombramiento, al Rey.

Rajoy, como siempre ha dado, pocas pistas sobre sus intenciones. Sin embargo hay algunos indicios. El Banco de España es un organismo independiente del Gobierno, pero de alguna manera cae en la órbita del Ministerio de Economía, al frente del que ahora está Román Escolano, tras sustituir a Luis de Guindos. Decidirá el presidente, pero la opinión de su nuevo ministro será importante y también la de Luis de Guindos, ya instalado, en esas fechas, como vicepresidente del Banco Central Europeo.

En 2012, fue decisivo en la elección de Luis Linde, aunque luego tuvieran algunas discrepancias, menores, pero discrepancias, a fin de cuentas. Fernando Bécker, catedrático de Economía, compañero de colegio de Rajoy en León y entonces director general de Iberdrola, estaba convencido de que sería el elegido, pero se quedó a las puertas.

Cuestión de mujeres

El presidente escuchará a Escolano a De Guindos y todo indica que podrían sugerirle el nombre de una mujer o de varias. Rajoy, no obstante, también tienen encima de la mesa los nombres de posibles gobernadoras, sin olvidar la figura de Fernando Bécker, que sueña con el puesto, aunque es consciente de que sus posibilidades son muy escasas.

El inquilino de la Moncloa siempre baraja la posibilidad de elegir a una mujer para puestos de responsabilidad. Hay una anécdota, quizá poco conocida, que lo ilustra. En el año 2000, cuando era vicepresidente y ministro de la Presidencia, encargó a su jefe de gabinete, Francisco Villar, que buscara una persona para incorporarla a su equipo. Le dio dos instrucciones: «Preferiría que fuera una mujer y que formara parte de los altos cuerpos de la Administración del Estado». El desaparecido Villar cumplió y la elegida fue Soraya Sáenz de Santamaría. Luego, vendrían un largo número de mujeres, desde Dolores de Cospedal, elegidas por el líder del PP para puestos de responsabilidad.

Tres mujeres aparecen destacadas en la mayoría de los rumores para ocupar el puesto de gobernadora del Banco de España: Rosa María Sánchez Yebra, Emma Navarro y Eva Valle. Las dos primeras fueron jefas de gabinete de Luis de Guindos en el Ministerio de Economía; la tercera es la actual jefe de la Oficina Económica del presidente del Gobierno. Sánchez-Yebra y Navarro, además, son Técnicos Comerciales del Estado, como Luis de Guindos, Román Escolano y también Luis Linde.

Valle, una economista de mucho prestigio, tiene más cercanía diaria con el presidente, pero es la mujer de Alberto Nadal, secretario de Estado de Presupuestos, y cuñada de Álvaro Nadal, ministro de Energía. Nada impide su nombramiento, pero para muchos sería concentrar demasiado poder en la familia Nadal.

Emma Navarro, secretaria general del Tesoro, acaba de ser propuesta para ocupar el puesto que ha dejado libre Román Escolano en el Banco Europeo de Inversiones. No está descartada, pero sí deja el camino más expedito para Rosa María Sánchez Yebra, que contará con el apoyo del actual ministro de Economía y el de Luis de Guindos, ya vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), institución de la que, indirectamente, dependerá en muchos aspectos.

Pacto político

La decisión de Rajoy, no obstante, puede estar condicionada por otros muchos factores. Tradicionalmente, el partido en el Gobierno y el de la oposición, es decir, PP y PSOE alternativamente, siempre se han puesto de acuerdo en el nombramiento de gobernador y subgobernador. El gobernador era elegido por el partido gobernante y al subgobernador, por el primero de la oposición. Sólo hubo una excepción: en tiempos de Zapatero y con Miguel Ángel Fernández Ordóñez, cuando el PSOE no se avino a acordar la elección del número dos de la institución. Ahora, el Gobierno ha enviado mensajes al PSOE para tratar el asunto sin que, por el momento, haya tenido ninguna respuesta, lo que no significa que no vaya a producirse.

Sin embargo, quien sí ha terciado por en medio ha sido Albert Rivera y Ciudadanos, que quieren tener voz y voto en la renovación de los máximos cargos del Banco de España. En la formación naranja, incluso sugieren una modificación urgente de la Ley de Autonomía del Banco de España para que sean necesarios más de dos partidos para decidir esos nombramientos. La ley, no obstante, es ambigua en este sentido, ya que únicamente dice que «con carácter previo al nombramiento del Gobernador, el ministro de Economía y Hacienda comparecerá en los términos previstos en el articulo 203 del Reglamento del Congreso de los Diputados ante la Comisión competente, para informar sobre el candidato propuesto». En teoría, sólo tiene que informar.

El actual subgobernador, Javier Alonso, fue nombrado a principios de 2016, en sustitución de Fernando Restoy, que dejó el puesto para marcharse al Instituto de Estabilidad Financiera del Banco Internacional de Pagos. El nombramiento de Alonso es por seis años, aunque, en teoría, al acceder al cargo se comprometió a dimitir cuando expirara el mandato de Linde. Nada indica que no lo vaya a hacer, pero ninguna norma le obliga.

La solución, ya

Mariano Rajoy, que deberá tomar en las próximas semanas una decisión, es partidario de pactar con el PSOE los números uno y dos del Banco de España, y en su estrategia encaja a la perfección colocar a una mujer como Gobernadora, algo a lo que tampoco deberían negarse en Ciudadanos si finalmente logran al menos voz en el asunto. Y si no hay entendimiento, el presidente no dudará en acometer en solitario la sustitución de Luis Linde. Ahora mismo, en todos los escenarios, Rosa María Sánchez-Yebra, actualmente vicegobernadora para la Estrategia de Desarrollo Social del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa, y que también es doctora en Farmacia, aparece como la favorita para ser la primera mujer gobernadora del Banco de España. ¡«O no»!, como diría Rajoy.

Últimas noticias