Sociedad

Universidad online: la oportunidad de no dejar a nadie ni a ningún territorio atrás

La formación a distancia permite garantizar la igualdad de oportunidades

Un estudiante utiliza el ordenador para realizar tareas en casa
Un estudiante utiliza el ordenador para realizar tareas en casa"Jesús Hellín "Europa Press

La vuelta a la normalidad laboral, educativa y familiar del mes de septiembre significa en muchos casos dejar atrás días de reposo en parajes de la geografía española donde lo rural nos ha permitido bajar el nivel de revoluciones y dejarnos llevar por un ritmo siempre más acompasado y saludable. Pero detrás de esta revalorización estacional del campo, que dejamos en pausa cuando acaban las vacaciones, se esconde la crisis de un modelo territorial donde una creciente brecha campo/ciudad ensancha otras brechas como la digital, la de género o la generacional.

En el contexto Europeo donde existen más de 137 millones de personas que representan el 30% de la población, pero habitan el 80% del territorio, la Comisión Europea ha hecho pública una comunicación (EC 2021) donde, reconociendo el rol activo que deben jugar los territorios rurales en la transición digital y verde de Europa, estructura y describe una hoja de ruta que, con el horizonte 2040, debe mitigar y, si cabe, invertir esta pérdida paulatina de población rural.

Bajo el lema «leave no one and no place behind», el documento plantea movilizar los distintos actores públicos y privados en favor de unas comunidades rurales que deben progresar en cuatro atributos que se consideran fundamentales para su supervivencia. Se trata, por lo tanto, de sumar esfuerzos colectivos para promover unas comunidades más fuertes – mediante núcleos empoderados con acceso a servicios básicos y cultura innovadora- , conectadas – mediante infraestructuras digitales y terrestres -, resilientes – apostando por el desarrollo de capital social y medioambiental – y prósperas – diversificando la actividad económica y apoyando el emprendimiento femenino.

Y frente a estos cuatro grandes retos, el rol de la educación superior, en general, pero el de la universidad online, en particular, es fundamental para garantizar que todas las inversiones y acciones para la mejora de infraestructuras y servicios reviertan en la construcción de comunidades rurales efectivamente más capacitadas, más emprendedoras, más cohesionadas y más cooperativas.

Para calibrar la aportación de la universidad online al reequilibrio territorial, tan solo hace falta hacer una relectura del manifiesto Europeo e identificar cuál puede ser su contribución desde todas y cada una de sus misiones. Un resultado de este ejercicio, sin ser exhaustivo, muestra las siguientes oportunidades.

Para unas áreas rurales más fuertes, es necesario que las personas puedan formarse, reciclarse o especializarse sin tener que renunciar a su modo de vida en el campo. Para ello las capacidades digitales, emprendedoras, ambientales, humanistas, etc deben estar al alcance en cualquier rincón del territorio.

A su vez, una ruralidad más conectada se consigue con una dinámica académica que estimule y articule la generación de conocimiento especializado entre los distintos núcleos territoriales. El desarrollo de trabajos finales, tesis doctorales, proyectos de investigación, procesos de innovación abierta desarrollados en el propio territorio, son entre otros, algunos de los mecanismos que dispone la universidad para capacitar a las zonas rurales también en la generación e intercambio de conocimiento.

Frente el reto de tener zonas rurales más resilientes, la universidad online y su comunidad de docentes, estudiantes y Alumni que viven y ejercen en el territorio, permite tejer redes de cooperación, intercambio de conocimiento y buenas prácticas que redunden en un mayor y mejor capital social.

Finalmente, en lo que a prosperidad se refiere, el apoyo virtual a las distintas iniciativas emprendedoras, la generación de oportunidades de prácticas virtuales en zonas no urbanas, así como dotar a los servicios de orientación profesional de perspectiva territorial y de género es una actividad esencial para lograr una diversificación económica inclusiva y sostenible.

Si en su día la llegada del ferrocarril o la inauguración de vías de rápida circulación ilustraron la llegada del progreso o la modernidad, hoy la evidencia de un nuevo avance económico y social no se identifica con la llegada de la alta velocidad digital, sino con la garantía de que ésta vehicule oportunidades de desarrollo profesional, personal y colectivo a toda la ciudadanía y en todos los territorios.

Para ello, una universidad online de calidad es imprescindible para garantizar la igualdad de oportunidades, también en lo territorial. Una universidad online que permita que, allá donde llega la conexión digital, llegue la oportunidad educativa.

Recuperando el mantra europeo: «no one and no place behind».