Libertad bajo fianza para un CDR que tenía precursores de explosivos

La Audiencia acuerda la misma medida para otro de los detenidos, lo que dejará en prisión a dos de los siete investigados por terrorismo

Alexis Codina, uno de los CDR detenidos, en una imagen incautada por la Guardia Civil
Alexis Codina, uno de los CDR detenidos, en una imagen incautada por la Guardia Civil‘Terminator Resistance’

La Audiencia Nacional ha acordado la libertad bajo fianza de otros dos integrantes de los Comités de Defensa de la República (CDR) investigados por terrorismo, una medida que ya se ha aplicado a cinco de los siete detenidos en la “operación Judas” el pasado septiembre. A uno de ellos, Alexis Codina, encuadrado por la Guardia Civil en el “núcleo productor” (encargado de la adquisición de los explosivos) de la supuesta célula, los agentes le intervinieron en su domicilio precursores de explosivos y documentación para fabricarlos, pero la Sección Segunda de la Sala de lo Penal del citado tribunal esgrime que “la objetiva inexistencia de explosivos” en su poder para aplicarle la misma medida ya acordada respecto a otros tres integrantes del Equipo de Respuesta Táctica (ERT), la rama más radical de los CDR: Xavier Duch, Eduard Garzón y Xavier Buigas, en libertad bajo fianza desde el pasado día 20. Codina -a quien se le incautó una fotografía enarbolando un fusil de asalto, que la Guardia Civil no pudo determinar si era un arma real o simulada,- podrá ahora abandonar la prisión si paga 10.000 euros de fianza, pero deberá comparecer semanalmente en la comisaría de los Mossos d´Esquadra más cercana a su domicilio, no podrá salir de España y tendrá que entregar el pasaporte.

Para el otro integrante de los CDR para quien se ha acordado la misma medida cautelar, Ferran Jolis, la magistrada de la Audiencia Nacional María Tardón fijó el pasado lunes una fianza de menor cuantía, 5.000 euros, en sustitución del instructor de la causa, Manuel García Castellón, titular del Juzgado de Instrucción número 6. Jolis era, según el auto en el que se acordó su prisión, el encargado de la seguridad informática y de las telecomunicaciones dentro del ERT.

En la resolución en la que acuerdan la libertad bajo fianza de Codina, los magistrados José Ricardo de Prada, Fernando Andreu y María Fernanda García hacen hincapié en que, según el informe de los expertos en explosivos de la Guardia Civil, se le incautaron sustancias “que debidamente mezcladas y siguiendo los correspondientes procedimientos técnicos pudieran llegar a convertirse en explosivos (precursores)”, pero precisan que “no son en sí mismas explosivos”. Además, en el registro de su domicilio no se halló termita “sino precursores de la misma”.

La Sala no entra a valorar si, como mantiene el investigado, tenía esos materiales porque las utiliza “en su trabajo como restaurador”, pero sí aprecia “claros elementos de arraigo” personales, sociales y familiares que aminoran el riesgo de fuga. El tribunal, a estas alturas de la investigación, no aprecia ya peligro de destrucción de pruebas y considera que el riesgo de reiteración delictiva se puede atemperar con las comparecencias periódicas impuestas.

La Sala arroja sombras sobre la imputación de terrorismo

Los magistrados también arrojan sombras sobre la imputación de delitos de terrorismo que pesan sobre los siete integrantes de los CDR detenidos y eluden efectuar en estos momentos “un juicio definitivo suficientemente fundado sobre la naturaleza o no terrorista de los hechos” ni respecto de la existencia o no de una organización de esa naturaleza, dado que en este caso, apuntan, no existe “una previa organización delictiva de carácter terrorista así declarada judicialmente”.

La Fiscalía y Acvot, la asociación catalana de víctimas del terrorismo se opusieron a la libertad bajo fianza de Codina, pero el Ministerio Público apostilló que dado el tiempo transcurrido desde su detención y teniendo en cuenta que no participó “en la fabricación y tenencia del explosivo” no se opondría a la imposición de una fianza.

Estas decisiones dejarán únicamente en prisión provisional a dos de los detenidos -Jordi Ros y Germinal Tomas- en la “operación Judas”.