Casado cerca a Sánchez por la “mesa de despiece” con los independentistas: “No llame diálogo a lo que es humillación”

El presidente del Gobierno asegura que afronta la mesa de diálogo “con el mejor de los ánimos” y el líder popular se pregunta que si la próxima foto será “con Junqueras en Quintos de Mora o con Otegi en Doñana”

Thumbnail

La segunda sesión de control al Gobierno ha arrancado marcada por la mesa de diálogo entre España y Cataluña que se producirá esta tarde en Moncloa. Motivo que ha desencadenado un cerco al presidente del Ejecutivo, tanto por parte del Partido Popular, que ha acusado a Pedro Sánchez de crear la “foto de deslealtad a España” y por parte de JxCAT. Su portavoz Laura Borràs ha saludado la búsqueda del diálogo pero ha dejado claro al Gobierno que en Cataluña “no hay solución al margen de las urnas”, un intento de tratar de evidenciar que si la actitud del Gobierno en la reunión de hoy es acercar posturas con planteamientos que no aborden el referéndum de independencia, JxCAT estará en contra.

El presidente del Partido Popular ha subido a la tribuna para interpelar al líder del Ejecutivo sobre cuáles serán las medidas de su Gobierno para “garantizar la igualdad entre los españoles” y le ha reprochado que su interés se desvíe hacia “una mesa de despiece de la soberanía nacional y de la igualdad territorial”, una mesa que, ha remarcado, “abre el zoco a la autodeterminación y al indulto a delincuentes”. Casado se ha preguntado por cuál será la “próxima foto” tras la reunión de esta tarde con los independentistas. “¿Cuál será la próxima foto con Junqueras en Quintos de Mora o con Otegi en Doñana?”

Pedro Sánchez ha tratado de retratar a Pablo Casado y ha rechazado “lecciones” del PP en materia territorial. Ha criticado que en los siete años del gobierno de Mariano Rajoy “se produjeron dos referéndums ilegales y se multiplicaron por cuatro el número de independentistas”. En su turno de réplica ha pedido a Casado “algo de empatía y corresponsabilidad” tras haber heredado del último gobierno un “auténtico fiasco”. El líder popular ha reprobado que Sánchez llame mesa de diálogo “a lo que es una humillación”. “No nos haga comulgar con ruedas de molino, no llame diálogo a lo que es una humillación”, ha pedido.

Por su parte, la diputada de JxCAT, Laura Borràs, ha confirmado a Pedro Sánchez que aunque se produzca la mesa de diálogo, su partido sigue en la lucha por el independentismo. Ha saludado que el gobierno busque “el diálogo como base de la solución” pero ha recordado que “no hay solución al margen de las urnas”, y ha pedido al gobierno que “desbrocen el camino del diálogo y antes el de la represión porque sin libertad no hay normalidad». “De verdad, si usted es tan demócrata y tan progresista, por favor tenga presente que no hay solución al margen de las urnas”, le ha interpelado Borràs. Contestando a la portavoz de JxCAT, Sánchez ha recordado a su partido que en las sucesivas elecciones autonómicas en Cataluña, “las fuerzas independentistas no han logrado una mayoría social, a pesar de que por la ley electoral, sí han obtenido una mayoría parlamentaria” y ha instado al independentismo a asumir que “Cataluña es plural”.

La sesión de control ha servido también para que Pedro Sánchez auto promocione la política del gobierno respecto al conflicto independentista. El presidente ha señalado que acude este miércoles a la mesa de diálogo para solucionar el conflicto político en Cataluña con “el mejor de los ánimos”: “Esperamos que dé frutos”. De la mesa de diálogo espera también que Gobierno y Generalitat inicien “el camino del diálogo”, aunque ha vaticinado que será “largo y difícil” pero que, confía, desembocará en el “reencuentro entre catalanes y con el conjunto de españoles”. Sánchez, a escasas horas de la celebración de la mesa, ha insistido en su interés de que el independentismo “reconozca” a una “parte no menor” de Cataluña que “no comulga” con el independentismo.