Iglesias se asegura el control de Podemos en el País Vasco: Miren Gorrotxategi será la candidata a lendakari

La candidata “pablista” gana las primarias del partido morado a candidata a lendakari frente a la presentada por el secretario autonómico morado, Lánder Martínez, que dimite tras el fiasco

Monedero cree que ha habido "demasiados vaivenes" por parte de la dirección de Podemos en Euskadi y de Rosa Martínez
Juan Carlos Monedero, junto a Miren Gorrotxategi, en Bilbao EUROPA PRESS

Nueva victoria para Pablo Iglesias. Tras librar la última batalla con una de las facciones moradas más críticas, Andalucía, el partido tiene vía libre en el País Vasco para asumir el control de la dirección autonómica. La ex diputada y ex senadora Miren Gorrotxategi, apoyada por Pablo Iglesias, será la candidata a lendakari de Podemos Euskadi, tras vencer en el proceso de primarias a la candidata oficial de la formación morada en Euskadi, Rosa Martínez,

La profesora de Derecho Constitucional de la UPV ha ganado el proceso con el 56 por ciento de los votos, imponiéndose a Rosa Martínez, la hasta ahora candidata oficial de Podemos en el País Vasco, y procedente de la corriente errejonista. 2.800 inscritos han votado en el proceso de primarias de Podemos Euskadi, en las que se disputaban la candidatura a la Lehendakaritza para las elecciones del 5 de abril.

Ante estros resultados, el hasta ahora secretario general autonómico, Lander Martínez, ha dimitido tras apostar firmemente por la candidata «oficialista», Rosa Martínez. El ya ex líder morado ha apuntado que es “lógico” que él de “un paso al lado y ceder de manera natural” el bastón de mando a aquellos que sí apoyaron a la exsenadora. Al menos, hasta que una próxima asamblea designe a la nueva dirección. A partir de ahora, hasta la celebración de la próxima asamblea ciudadana autonómica del partido, Podemos quedará dirigido por una gestora.

NUEVA ERA EN PODEMOS

Tras la entrada de cuatro dirigentes de Podemos en el Consejo de Ministros, Pablo Iglesias ha logrado imponer su liderazgo entre las bases y las direcciones autonómicas. Los sectores críticos apenas repercuten a día de hoy en la hoja de ruta orgánica de la formación y tras despejarse el camino en Andalucía, Iglesias podrá reafirmar su modelo organizativo y su estrategia política de cara a la Asamblea Ciudadana en marzo sin que ningún sector crítico abra un debate interno o trate de liderar una alternativa a sus tesis. El único territorio “crítico” que pervive a día de hoy en la formación es Aragón, donde desde 2017 la dirección la lidera Nacho Escartín, quien mantiene una relación tirante con su antecesor Pablo Echenique. En Madrid apuestan por la consejera de Podemos en el gobierno regional Maru Díaz, mientras que la diputada autonómica Erika Sanz se alza como alternativa, contraria a las directrices de Iglesias.

En el resto de las comunidades, las corrientes errejonistas y anticapitalistas tienen influencia mínima. Los pésimos resultados obtenidos por Errejón con su marca Más País el pasado 10-N confirman esta tendencia y no se prevé en el corto plazo un rearme de fuerzas. No se esperan procesos de renovación de cúpulas complicados en las comunidades donde se han nombrado gestoras como en Madrid, Cantabria, Castilla-La Mancha, Murcia, La Rioja, Cataluña y la Comunidad Valenciana. En Madrid, tras la dimisión de Ramón Espinar como secretario general, el partido se ha instalado en una situación de interinidad. Se prevé que tras Vistalegre III, el concejal de Podemos Alcorcón, Jesús Santos, se alce con la Secretaría General. En Murcia, tras la salida del líder regional Óscar Urralburru al partido de Errejón, la dirección se encuentra en manos de una gestora. Se presume que el diputado y secretario tercero del Congreso, Javier Sánchez Serna asuma el liderazgo. En Castilla y León no se esperan tampoco listas alternativas a la de Pablo Fernández, secretario de Ámbito Rural y de la España vaciada, en sintonía con Iglesias. En Cataluña, el equipo técnico pilotará un proceso de primarias de cara a los comicios catalanes y la celebración de una asamblea para elegir una nueva dirección.