Coronavirus

El Congreso no puede donar ni quitar las dietas a los diputados

Desde la Cámara señalan que es más factible que los parlamentarios las cobren y las donen a título individual, porque como institución pública el Parlamento no puede hacerlo

Thumbnail

La clase política vive habitualmente una realidad muy distinta a la de sus representados, pero durante la crisis del coronavirus esta distancia se ha incrementado mucho más allá de los dos metros de seguridad que se estipulan para evitar el contagio. Mientras la economía «hiberna» y muchos españoles se ven sometidos a ERTEs por sus empresas, los 350 diputados y 265 senadores elegidos en las urnas siguen cobrando dietas por situaciones que se han visto interrumpidas por el confinamiento. Después de que hace dos días LA RAZÓN denunciara que los gastos por desplazamientos ascienden a más de un millón de euros, algunos responsables públicos han reaccionado y han tomado medidas.

La Mesa del Congreso estudiará la propuesta de varios grupos, entre ellos ERC, JxCat y la CUP, de retirar a todos los diputados la indemnización que cobran para compensar los gastos de ejercer su actividad parlamentaria en Madrid dado que la Cámara ha visto mermada su actividad tras decretarse el estado de alarma y la práctica totalidad de los diputados no acuden a las sesiones que tienen lugar en el mismo, por encontrarse cumpliendo las restricciones de confinamiento. La idea de estos grupos es donar el dinero a la sanidad pública para combatir el coronavirus. Sin embargo, según informan fuentes de la Cámara, el Congreso no puede eliminar unilaterlamente las indemnizaciones que perciben los diputados ni donar la cuantía equivalente, porque las instituciones públicas no pueden hacer donaciones.

La presidenta del Congreso no tiene capacidad para anularlo por sí misma y, por ello, propone fiscalizar cuánto se ha ahorrado al final del ejercicio por dejar de pagar los desplazamientos de los diputados durante el mes de marzo. Calculado el montante, se hablaría con Hacienda para poder dedicarlo a otro fin. Las citadas fuentes aseguran que renunciar a recibir las dietas -como ha hecho el diputado socialista Odón Elorza- no sirve de nada porque el dinero se quedaría “parado” en el Congreso, mientras que es más útil que los parlamentarios lo perciban en su nómina con normalidad y lo donen a título personal posteriormente.

Los diputados reciben una cuantía para «afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara», que no tributa a Hacienda y que cobran hasta los miembros del Gobierno con escaño. Se trata de 917,03 euros para los diputados electos por Madrid y de 1.921,20 euros para los del resto de circunscripciones, cantidades que en el Senado se elevan a 933,78 para los once de Madrid y 1.958,02 euros para los demás. En total, cada mes el Congreso dedica a estas dietas un total de 635.265,71 euros y el Senado otros 505.650,64 euros.

También el PSOE, a través de su cuenta de Twitter anunció que los senadores y diputados del PSOE destinarán las «indemnizaciones que perciben por sus funciones representativas» a las donaciones que consideren de mayor interés para luchar contra el COVID-19, en favor de entidades de carácter social y en el marco de sus circunscripciones. En el caso del Congreso, estos gastos de representación pueden ir de los 3.624 euros que percibe la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, a los 1.890 euros que recibe la portavoz, Adriana Lastra o a los 756 de un portavoz adjunto en una Comisión.