Defensa crea el Mando Conjunto del Ciberespacio

Sustituirá al de Ciberdefensa incrementando sus medios y capacidades para “reforzar la libertad de acción” de las Fuerzas Armadas en este ámbito

Visita de Margarita Robles al Mando Conjunto de Ciberdefensa
Visita de Margarita Robles al Mando Conjunto de Ciberdefensa FOTO: EMAD

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto en el que se regula la organización básica de las Fuerzas Armadas para, de esta forma, “adaptarse con rapidez en cada momento a la evolución del entorno en el que han de operar”. Y entre las principales novedades destaca la creación del Mando Conjunto del Ciberespacio, el cual sustituirá al actual Mando Conjunto de Ciberdefensa. Pero básicamente sólo en el nombre, ya que lo que se hará es potenciar este último con más medios y capacidades.

En concreto, este Real Decreto, que sustituye al de octubre de 2014, continúa diferenciando las estructuras operativa y orgánica, pero dota a las Fuerzas Armadas de una organización más eficiente y flexible, tal y como explica el Ministerio de Defensa en un comunicado. El objetivo de esta modernización es, según el Departamento que dirige Margarita Robles, “optimizar una organización que ha posibilitado la brillante actuación de nuestras Fuerzas Armadas en cuantas operaciones internacionales han intervenido”, sin olvidarse de la actual “Operación Balmis” contra el coronavirus. Y hace hincapié en que los dos Ejércitos y la Armada seguirán siendo “un instrumento idóneo para la defensa de España y nuestros aliados”.

El nuevo modelo de organización que ha aprobado el Gobierno sigue la línea de la transformación digital del propio Ministerio, con una gestión de los procesos de trabajo que buscan favorecer la calidad, eliminar duplicidades, ganar en agilidad y ahorrar tiempo y personal. El fin es conseguir una adecuada transformación que permita a las Fuerzas Armadas “gestionar y distribuir convenientemente la información, así como mejorar la eficacia y agilidad interna”.

Así, en lo que se refiere a la estructura operativa, al mando del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) y encargada del empleo de las Fuerzas Armadas en misiones o acciones combinadas, se ha decidido reforzar el Estado Mayor Conjunto de la Defensa (EMACON), que se configura como el principal órgano de apoyo y asesoramiento político-militar del Jemad. Lo hace acogiendo a las unidades de carácter conjunto o unificado que formaban parte de la Jefatura de Apoyo para la Acción Conjunta (Jefatura de Sanidad Operativa, Jefatura de Sistemas de Información y Telecomunicaciones, Unidad de Verificación Española y Célula Nacional contra Artefactos Explosivos Improvisados).

Pero la gran novedad en este punto, también bajo control del Jemad, es el nuevo Mando Conjunto del Ciberespacio, que, según explica Defensa, sustituye al Mando Conjunto de Ciberdefensa para “reforzar la libertad de acción y capacidad de actuación de las Fuerzas Armadas en el ámbito ciberespacial".

Según explican desde el propio Ministerio, este Mando Conjunto aún está en una fase muy inicial y ha de desarrollarse, pero la intención es utilizar la base del Mando Conjunto de Ciberdefensa, cambiarle el nombre y potenciarlo, incrementando sus capacidades y medios, sobre todo en lo que se refiere a transmisiones y comunicaciones. Un campo de batalla en el que las principales amenazas pasan por el espionaje, los ciberataques o el control de las telecomunicaciones.

En cuanto a la estructura orgánica, constituida principalmente por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire y concebida para la preparación de la Fuerza, se mantiene una organización básica homogénea, aunque “lo suficientemente ágil para garantizar la eficacia, la economía de medios y la flexibilidad y versatilidad necesarias para adaptarse en todo momento a cualquier circunstancia sobrevenida”, explica Defensa.

Por último, en esta reorganización de las Fuerzas Armadas se incluye a la Unidad Militar de Emergencias (UME) en la estructura orgánica bajo la directa dependencia del ministro de Defensa, algo que no formaba parte del Real Decreto de 2014, pero que sí está contemplado en el de noviembre de 2018 por el que se desarrollaba la estructura orgánica básica del Ministerio de Defensa y que dio lugar a la Orden de Defensa de febrero de 2019 que regulaba la organización y funcionamiento de la UME. Al igual que en este caso, se apunta que el Jemad también podrá ejercer sobre esta unidad “las competencias que establece la Ley Orgánica de la Defensa Nacional en los supuestos de conducción de operaciones militares que contribuyan a la seguridad y defensa de España y de sus aliados”.