Álvarez de Toledo se reafirma: Iglesias “es un revolucionario de salón que vive en un chalet” y su padre “un terrorista”

La portavoz popular cree que sus acusaciones al padre del vicepresidente son un “hecho fáctico” y llama a los demócratas a desmontar “esa falaz superioridad moral que ejerce la izquierda”

La polémica continúa. Ayer la sesión parlamentaria se saldaba con un cruce de acusaciones entre el vicepresidente segundo del Gobierno que llamaba “marquesa" a la portavoz popular Cayetana Álvarez de Toledo, y esta contestaba que el padre de Pablo Iglesias es un “terrorista”. La consecuencia directa se ha producido esta mañana cuando el interpelado directo, Francisco Javier Iglesias confirmaba que iniciaría los trámites judiciales para demandar a la dirigente popular.

Esta tarde, Cayetana Álvarez de Toledo se ha reafirmado en sus palabras. Mantiene que Pablo Iglesias es “hijo de un terrorista” porque éste militó en el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP) y, por tanto, “una persona que milita en una organización terrorista es un terrorista”. “Es un hecho fáctico”, aseguró. Además, ahora también añade que el vicepresidente es uno de los “revolucionarios de salón” que juega “a la revolución en países de América Latina” pero a los que luego les “gusta vivir en buenos chalets en Galapagar”, en referencia al lugar donde vive el vicepresidente. "

En un coloquio de la Fundación Libertad y la Fundación Internacional para la Libertad, bajo el título ‘El virus autoritario’, Álvarez de Toledo habló sobre la “anécdota” sucedida en el Congreso de los Diputados y censuró que el vicepresidente se refiriese a ella “permanentemente” como marquesa, por el título nobiliario que ostenta. La portavoz se respaldó en que el propio Iglesias refrendó que su padre militaba en las FRAP en un artículo y recalcó que esta organización está reconocida como “organización terrorista”. Así, relacionó que “una persona que milita en una organización terrorista es un terrorista salvo que alguien me diga lo contrario”, informa Ep. En su opinión, eso causó “un gran malestar” al vicepresidente.

Sobre el anuncio de Francisco Javier Iglesias de iniciar los trámites judiciales para interponer una demanda por las acusaciones -una decisión que toma tras que el también líder de Podemos le haya animado a hacerlo- la portavoz popular ironizó con que “iba a llamar a los abogados como hacen las folclóricas”.

Carga contra Patxi López

En la conferencia también repasó la tensa jornada vivida en la Comisión de reconstrucción por el coronavirus, en la que en la que Pablo Iglesias acusó a Vox de “querer dar un golpe de Estado”. Reprochó la actitud del presidente de la comisión, el socialista Patxi Lópezs, por no retirar la expresión, y lo comparó con la situación vivida el miércoles en el Congreso de los Diputados, donde la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, si retiró del diario de sesiones la expresión “terrorista”, en referencia al padre de Pablo Iglesias. “Cuando se afirma un hecho fáctico como el que dije yo se retira del diario de sesiones. Sin embargo, cuando el señor Iglesias atribuye intenciones, y dice ‘ustedes querrían dar un golpe de Estado’, no sólo no se retira, sino que la persona que se tiene que retirar y marcharse de esa sesión por dignidad es el portavoz que ha sido ofendido”, expuso.

La portavoz popular hizo también un llamamiento para que los demócratas den “la batalla más profunda y sostenida” por la “verdad” y para “desmontar esa falaz superioridad moral que ejerce la izquierda sobre todos los que no lo son en nuestras sociedades”.