“Siempre hemos sido leales al Gobierno legítimo"

Mandos de la Guardia Civil rechazan de plano que haya una “conspiración” contra el Ejecutivo

Han sorprendido en el seno de la Guardia Civil las noticias que hablan de una supuesta conspiración de mandos contra el Gobierno y, al hilo de ello, que se pida, por enésima vez la desmilitarización de la Benemérita.

Afirmar esto es desconocer lo que es la Guardia Civil que, precisamente por su carácter militar y jerarquización, está a las órdenes del Gobierno de turno y, siempre, al servicio de todos los españoles, como ha demostrado en sus 176 años de historia.

Otra cosa es que lo ocurrido con el cese ·abrupto” del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid no haya parecido correcto por las formas y por el fondo, cuando se limitó a cumplir con su obligación, según han reconocido jueces y fiscales y la propia magistrada instructora de las diligencias sobre el 8-M.

La dimisión del anterior DAO, el general Laurentino Ceña, por lo ocurrido a raíz de dicha destitución, es una decisión personal, que le “honra”.

El nombramiento del general Pablo Salas como nuevo DAO y el cambio de destino del general Santafé, para ajustar la nueva cúpula del Cuerpo, son decisiones tomadas por el Gobierno que se aceptan “en la primera posición del saludo”.

Se han producido una serie de acontecimientos que han producido reacciones diversas dentro del Cuerpo, siempre dentro de la disciplina existente. De ahí, a hablar de conspiraciones contra el mando político, hay un trecho y es una falsedad.

Y que se aprovechen lo que no son más que suposiciones o malas interpretaciones para plantear el asunto de la desmilitarización, una estrategia cuya finalidad sólo conocen los que la ponen en marcha.

Llama la atención que no hace muchas semanas, la Guardia Civil, por una mala interpretación de unas palabras del general Santiago, estuviera, como se dijo, al servicio del Gobierno socialista para espiar a todos los españoles. Y que, pasado el tiempo, se diga todo lo contrario.

La realidad es la que es y no se puede cambiar. Se han producido los citados hechos, ha habido una serie de decisiones de todos conocidas y la Guardia Civil sigue su camino. Decir otras cosas es actuar con desconocimiento o mala fe. “Siempre hemos sido, somos y seremos leales al gobierno legítimo”, afirman mandos del Cuerpo consultados por LA RAZÓN.