Gibraltar: Exteriores sigue adelante con su tratado fiscal para “blanquear un paraíso fiscal”

PP y Vox critican duramente el acuerdo con Picardo porque consideran “rompe la posición tradicional de España” y porque es una “cobarde claudicación” y un “indigno reconocimiento” de la colonia

El Gobierno de Pedro Sánchez sigue adelante con la tramitación parlamentaria de un tratado fiscal con Gibraltar que podría debilitar considerablemente los argumentos de España a la hora de reclamar la soberanía de Gibraltar, una reivindicación tres veces centenaria de nuestro país. Como ha venido informando LA RAZÓN desde que Borrell firmó el acuerdo en marzo de 2019, el articulado del tratado reconoce estructuras de Estado a la colonia y, con el supuesto objetivo de luchar contra el fraude fiscal, da carta de naturaleza a instituciones gibraltareñas que nunca antes habían sido reconocidas por España, algo que podría contribuir a asentar el estatus de la colonia británica como uno de los más lucrativos paraísos fiscales de Europa.

Esta mañana en el Congreso la oposición ha atacado duramente al Gobierno por seguir adelante con la aprobación de un Tratado que se espera entre en vigor en octubre ya que tanto la extrema izquierda como los independentistas y Ciudadanos apoyarán al PSOE. Sin embargo, para Vox, el tratado es una “cobarde claudicación e indigno reconocimiento de la situación colonial de Gibraltar”, un territorio que lejos de ser el “motor económico” de la zona, “parasita fiscal, laboral y socialmente a la Bahía de Algeciras”, ha subrayado el diputado Agustín Rosety. En su opinión, el brexit era una “oportunidad histórica” para acabar con los abusos y la “explotación colonial” en un momento de debilidad extrema del Reino Unido, y en vez de aprovechar dicha oportunidad, el Gobierno ha negociado un tratado que sirve a los interés del Reino Unido y debilita los derechos legítimos de soberanía de España. “España blanquea el paraíso fiscal y reconoce por primer vez en 300 años la jurisdicción y competencia de las autoridades locales” de Gibraltar con un tratado que “ha puesto lo accesorio por delante de lo principal”, ha asegurado.

También para el PP se trata de un acuerdo que "consagra el edén fiscal que ha crecido a costa del Campo de Gibraltar" y supone una "rendición preventiva" de la histórica reclamación española de soberanía ya que reconoce la autoridad administrativa de quien no es más que un "agente colonial", ha argumentado Valentina Martínez Ferro.

Este tratado, el primero que firman España y Reino Unido sobre Gibraltar desde el tratado de Utrech de 1715 y lo que hace es que "consolida un régimen fiscal contra el que han luchado todos los gobiernos anteriores, independientemente de su color político", ha lamentado.

Por contra, el PSOE ha planteado que, gracias a este acuerdo, Gibraltar "se convierte en un aliado para luchar contra el fraude fiscal a través de la transparencia y la cooperación" y se establece "una herramienta eficaz y útil para evitar que los defraudadores, delincuentes y corruptos traten de buscar cobijo y llevar su botín allí", a Gibraltar.

También apoyará el tratado el Grupo de Ciudadanos, para quien el acuerdo “es muy importante y beneficioso para España que va a ser muy útil en la lucha contra el fraude fiscal”, como también lo hará el Grupo de Unidas Podemos, cuya portavoz Lucía Muñoz ha aprovechado el debate para hacer un alegato en favor de la redistribución de la riqueza y la reforma de la fiscalidad en España, informa Efe.

Por su parte la ministra Arancha González Laya ha insistido en la linea de argumentación que ya adelantó el ministro socialista de Exteriores que firmó el acuerdo con Reino Unido, José Borrell. Laya ha subrayado que se trata de un acuerdo cuyo objetivo es que Gibraltar “no se consolide como paraíso fiscal y epicentro de blanqueo de dinero” y que es un acuerdo internacional bilateral entre el Reino Unido y España, “no con las autoridades de Gibraltar” que además “amplía y mejora” las disposiciones del acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE. “Tenemos una oportunidad única que no podemos dejar pasar para resolver una cuestión mayor relativa a la soberanía de España, que es la soberanía fiscal”, ya que cumple con los objetivos de eliminar el fraude estableciendo reglas claras sobre la residencia fiscal y sobre la creación de sociedades fiscales en Gibraltar.