Tezanos pincha: la Corona solo preocupa a un 0,3% de los españoles

El 63,7% de los encuestados manifiesta tener poca o ninguna confianza en Sánchez, que, sin embargo, es el líder mejor valorado»

El rey Felipe VI mantiene una videoconferenciaFrancisco GómezEFE

¿Por qué regresa la Monarquía a la lista de las preocupaciones de los españoles en el CIS de junio?

El barómetro publicado ayer vuelve a incluir la Monarquía entre las preocupaciones de los encuestados. Lo hace por primera vez desde marzo, después de que en los barómetros de abril y mayo, el organismo que preside José Félix Tezanos no registrara a la Casa Real entre las cuestiones que preocupan a los ciudadanos. No acumula, sin embargo, un porcentaje que indique alerta o indignación entre la población, pues solo lo marcan como preferencia el 0,3%. Sí es llamativo el momento en el que el Centro de Investigaciones Sociológicas vuelve a incluirlo. La encuesta fue realizada entre el 1 y el 9 de junio, momento en el que los socios del Gobierno de Pedro Sánchez retomaron su ofensiva contra la Corona con sus peticiones para que se creara en el Congreso una comisión de investigación sobre el Rey Don Juan Carlos y su papel en la adjudicación del AVE a la ciudad árabe de La Meca. La última vez que el CIS registró la cuestión de la Monarquía, durante la pandemia, fue en marzo. Entonces preocupaba a un 0,2% y coincidía con la decisión de Felipe VI de renunciar a la herencia de su padre.

¿Qué suponen en la práctica estos datos sobre la percepción de la Monarquía entre los españoles?

En un momento en el que varios partidos políticos han hecho de su cruzada contra Felipe VI y la institución que representa el eje de su actividad parlamentaria, los datos del CIS son muy reveladores. Ese 0,3% de españoles preocupados por la Monarquía representa a apenas 104.000 ciudadanos del total de 34,8 millones de españoles llamados a votar en las elecciones de noviembre del año pasado. En el caso de que todos ellos hubieran votado a un mismo partido, es probable que esa opción política no hubiera logrado representación parlamentaria. El PACMA, con más del doble de votos, se quedó sin escaño en el Congreso.

¿Qué es lo que realmente sí preocupa a los españoles?

El nivel de crispación y de tensión política sí es un comportamiento que preocupa. La clase política es nombrada por un 23,9%, escala cinco puestos entre las principales preocupaciones respecto a mayo, cuando solo lo nombraba el 7,6%. El principal problema es la crisis económica derivada del coronavirus. Un 76,4% ve mal o muy mal la situación económica, hasta 36 puntos más desde el inicio de la pandemia. Los problemas económicos son citados por el 35,1% de los encuestados, aunque cae el resultado respecto al barómetro de mayo, cuando preocupaba al 39,4%. El paro, en segundo lugar, crece 2,5 puntos en un mes y es señalado por el 32,5%. Después de casi 100 días desde que se decretara el estado de alarma, y una vez doblegada la curva de contagios, el coronavirus cae 6,3 puntos en un mes y, actualmente, preocupa al 25,1% de los españoles.

¿Qué fotografía electoral hace el CIS de este momento?

El barómetro mantiene las líneas generales de los publicados durante la crisis sanitaria. El Gobierno no acusa una pérdida de apoyos. Especialmente el PSOE, que lograría el 31,2% de los votos (3 puntos más que en las generales del 10-N) y una ventaja de más de once votos sobre el Partido Popular. Unidas Podemos, por su parte, cae una décima desde mayo y sumaría el 11,4% de los sufragios. Es la parte débil de la coalición, pero su retroceso desde las urnas es inferior al punto y medio. Entre las formaciones de la oposición, el CIS insiste en un estancamiento del voto para Pablo Casado, que apenas se ha movido del entorno del 20% desde las últimas generales. Sobre los datos de mayo, los populares caen tres décimas. Vox recupera terreno, sube más de un punto en apenas un mes, y vuelve a ser tercera fuerza (12,5%). Ciudadanos, aunque se deja algo más de un punto respecto a las cifras del último barómetro, confirma su escalada al situarse en el 9,4% de los votos, lo que, al menos desde la óptica del CIS, supone un espaldarazo a su regreso al centro político.

¿Qué nivel de confianza manifiestan depositar los encuestados en el presidente del Gobierno?

No sale especialmente bien parado Sánchez de este barómetro. Es cierto que es el mejor valorado de entre los líderes de las formaciones nacionales: un 4,9 sobre 10 frente al 3,9 de Inés Arrimadas, el 3,7 de Pablo Iglesias, el 3,4 de Pablo Casado y el 2,3 de Santiago Abascal. Pero también es cierto que hasta un 63,7% de los encuestados reconoce tener poca o ninguna confianza en él. El 6,8% asegura depositar en el jefe del Ejecutivo mucha confianza y otro 26,8% de los participantes en la encuesta revela bastante confianza hacía el líder socialista. El 32% prefiere que Sánchez sea el presidente frente al 9,1% que se decanta por Casado o el 7,9% que lo hace por Arrimadas. Uno de cada cuatro encuestados preferiría que el presidente no fuera ninguno de los actuales líderes políticos.

¿Qué circunstancias revela respecto de la gestión sanitaria de la epidemia por parte del Gobierno?

El barómetro deja de manifiesto que Sanidad no hizo test masivos a pesar de que el Gobierno así lo haya indicado en repetidas ocasiones. Casi siete de cada diez españoles con sospechas de haber contraído el coronavirus y que contactaron con el servicio médico, confiesan que no se les ha practicado ninguna prueba, frente a un 30,6% de los consultados que asegura que se le realizó el test. De las personas que se sometieron al test, un 66,8% recibieron un diagnóstico negativo y solo en el 32,9% de los casos fue positivo. A la mayoría de los ciudadanos que acudieron con síntomas (63,3%) se les recomendó guardar medidas de aislamiento.