Vox denuncia a la consejera vasca de Seguridad, la asociación Sare Antifaxista y a los agresores de Sestao

Los de Abascal indican que los hechos pueden ser constitutivos de delitos como el de odio, amenazas u omisión del deber de perseguir delitos

Santiago Abascal visita Sestao (Vizcaya) para apoyar a Nico Gutiérrez
Radicales intentaron boicotear un mitin del presidente de Vox, Santiago Abascal en Sestao, Vizcaya el pasado 26 de junio en el que resultó agredida una diputadaH.Bilbao Europa Press

Vox ha interpuesto una demanda ante el Juzgado de Instrucción de Barakaldo contra la consejera de Seguridad vasca, Estefanía Beltrán de Heredia, la asociación “Sare Antifaxista” y las personas identificadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por los sucesos acaecidos entre el domingo 21 de junio y el pasado viernes 26 de junio donde dirigentes del partido y militantes fueron acorralados, amenazados e incluso agredidos.

El partido que lidera Santiago Abascal recuerda que en sus actos políticos han acudido grupos de extrema izquierda que habían anunciado previamente en las redes sociales “contramanifestaciones” con el objetivo de boicotear los actos de campaña del partido. Destacan que en las redes se les identifica con el régimen nazi, y que su acoso se elevó el pasado 26 de junio con una agresión verbal y física, de la que la diputada de Vox, Rocío de Meer sufrió el impacto de una piedra a la altura de la ceja izquierda.

En su escrito, Vox indica que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de delitos electorales contemplados en los artículos 146.1.b y 147 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General en relación con los delitos de amenazas de muerte e insultos artículo 169 a 171 del código penal en concurso con el delito de odio, contemplado en el artículo 510. Además, apuntan a que podrían acreditarse la comisión de delitos contemplados en el artículo 407 a 409 del código penal, relativos a los delitos de abandono de destino y el de omisión del deber de perseguir delitos.

En dicha denuncia, los de Abascal destacan que, en la celebración de los actos de campaña que realiza la formación, “se está comprobando que se permite la reunión en las inmediaciones de personas cuya finalidad es gritar a los asistentes, insultar, lanzar mensajes disuasorios y amenazar de muerte a todos cuantos acceden a los actos políticos de esta formación”, subrayan. Asimismo, resaltan que se trata de “contramanifestaciones” organizadas y anunciadas previamente en las redes por lo que, subrayan, también son conocidas por los responsables del Gobierno vasco.

Vox subraya que las agresiones contra su partido han ido aumentando de forma exponencial y denuncian que esta motivación está “absolutamente proscrita en nuestro ordenamiento” por ser origen y consecuencia de un delito de odio ya que “se ejerce con el único delito que es la ideología”.