Las tropas españolas en Mali no están afectadas por la revuelta general

Asaltado el Parlamento y la TV y bloqueos en las principales ciudades

Mali vive una situación de revuelta generalizada convocada por el influyente imán opositor Mahmud Dicko, con una gran capacidad de movilización. Noticias llegadas a LA RAZÓN desde la zona indican que miles de manifestantes han atacado la sede del Parlamento y han saqueado parte de las instalaciones. Asimismo, han ocupado las oficinas de la cadena de televisión estatal y bloqueado los tres puentes que cruzan el río Níger. El problema suscitado no afecta a las tropas españolas destinadas en esta nación y no parece que sean objetivo de los opositores.

El país atraviesa por una grave crisis política, con el principal líder de la oposición, Cisse, secuestrado desde el pasado 25 de marzo por individuos desconocidos que algunos vinculan con movimientos yihadistas del norte del país.

La revuelta se ha extendido a las principales ciudades, como Mopti, Kati, Sikasso y Hayes, donde están bloqueados los edificios gubernamentales.

Vídeos publicados en redes sociales muestran a personas saqueando parte del mobiliario de la Asamblea Nacional tras una protesta en la zona, así como un incendio en una de las fachadas exteriores del perímetro del edificio. Los manifestantes que han irrumpido en la sede de la cadena pública, la ORTM, y han suspendido sus emisiones.

Las manifestaciones han tenido lugar en el marco de las movilizaciones convocadas por el opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) --liderado por el citado imán -, que exige la dimisión del presidente, Ibrahim Boubacar Keita.

El M5-RFP ha publicado durante la jornada un llamamiento a la desobediencia civil que incluye el "bloqueo de las entradas de todos los servicios del Estado, excepto los de sanidad", así como el bloqueo de "todas las entradas y salidas" de las ciudades y cruces de carreteras.

Asimismo, ha pedido que se "fraternice" con las fuerzas de seguridad y se protejan los bienes privados, las embajadas, consulados y representaciones diplomáticas y "en general a todos los extranjeros y sus bienes" durante las protestas.

La Embajada de Estados Unidos en Bamako ha pedido a sus ciudadanos "permanecer vigilantes" y ha apuntado a "enfrentamientos" entre manifestantes y fuerzas de seguridad "en numerosos lugares". "Se están usando gases lacrimógenos. Quédense en el interior de su actual ubicación", ha resaltado la legación diplomática estadounidense a través de una notificación publicada en su cuenta en la red social Twitter, , informa Ep.

Expertos consultados por LARAZÓN temen que la situación de revuelta sea aprovechada por las dos bandas yihadistas que operan en el país, el JNIM, fiel a Al Qaeda; y el EIGS-ISWAP, franquicia del Estado Islámico, para extender su radio de acción.