Acoso en Alsasua: «Perros fuera»

Incitación al odio a la Guardia Civil. El «Ospe Eguna» vuelve a celebrarse ante la impasividad del Gobierno. La Benemérita lamenta que «por ser del Cuerpo parece que tenemos que tragar con todo»

Figuras grotescas contra la Guardia Civil en la cabeza de la manifestación
Figuras grotescas contra la Guardia Civil en la cabeza de la manifestaciónjmzos

Las continuas denuncias de los colectivos de víctimas contra el terrorismo, de las asociaciones y sindicatos de la Guardia Civil y de incluso partidos como el PP o Ciudadanos para que el Ministerio del Interior prohiba la celebración del Ospe Eguna no pudieron impedir que la jornada de ayer en Alsasua se salde con una nueva oleada de hostigamiento contra la Guardia Civil, que volvió a repetirse por décima vez desde el 2010 ante la impasividad del Gobierno.

Bajo el lema «Zuek Zarete Birusa» (tú eres el virus), –comparando a la Benemérita con el coronavirus– grupos radicales de la izquierda abertzale reclamaron la «salida de las fuerzas policiales de ocupación» en particular de la Guardia Civil. Bajo la crispación y el odio al instituto armado, la cita proetarra comenzó sobre las 12:30 horas de la mañana con un recorrido por el pueblo, al que le siguió la confección de un mural con marcadas referencias grotescas hacia la Guardia Civil y a la Policía Foral a la que identificaron con la marca del coronavirus. Le siguió la tradicional comida en una de las bodegas de la localidad, donde se organizó la «kalejira». Bajo el grito de «Txakurra, Kampora» (perros fuera) y el cántico de «diles que se vayan de una puta vez» ,o «la gente no perdonará», los batasunos no dejaron de proferir consignas de reproche a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La manifestación había sido comunicada al Ayuntamiento de Geroa Bai que impuso normas para cumplir en la manifestación con la distancia de seguridad, como un aforo máximo de 700 personas, entre otras. Entorno a dos centenares de personas se concentraron ayer. La jornada, al cierre de este diario, a pesar de las continuas consignas de odio, no se saldó con incidentes graves.

Este viernes la Audiencia Nacional determinó que «no había motivos» para prohibir las manifestaciones contra la Guardia Civil e instó a la delegación del Gobierno navarro, a Policía Nacional y Guardia Civil a tomar las medidas necesarias para evitar actos que pudieran ser constitutivos de delito de enaltecimiento o justificación de delitos terroristas de descrédito, menosprecio o humillación. Desde el PP vasco no daban crédito a la actitud del ministerio del Interior que dirige Fernando Grande-Marlaska y censuraban su silencio. El propio presidente del grupo parlamentario de PP+Cs, Carlos Iturgaiz, cargó contra los manifestantes asegurando que «el verdadero virus» del País Vasco son «los proetarras de Bildu que amenazan a la Guardia Civil» a los que alentó a «marcharse». «Los que se tienen que marchar de esta tierra son los que odian, los que justifican los asesinatos y la violencia, y los que siguen haciendo apología del terrorismo». Desde Vox y Cs pidieron también a Interior que se pronunciaran ante la concentración.

Guardias Civiles presentes en Alsasua reconocían a LA RAZÓN que esta vez no había sucedido nada grave, más allá de momentos de tensión, pero no dudaban en asegurar que se cometía «un acto de odio de libro», aunque, «como siempre; por ser Guardias Civiles nos lo tenemos que tragar todo».