Villarejo, a Cosidó en 2012: “Dile “al barbas” que lo meto en la cárcel el primero”

En las conversaciones intervenidas en “Kitchen”, el ex comisario implica a Rajoy en “una operación para quitarle al Bárcenas los papeles que comprometían al presidente”

Las conversaciones intervenidas al comisario jubilado José Manuel Villarejo en la “operación Kitchen”, el ex mando policial señala que el ex presidente Mariano Rajoy estaba al corriente del plan para sustraer al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, a través del chófer de su mujer, Rosalía Iglesias, documentación comprometedora para altos dirigentes del partido relacionada con el “caso Gürtel” entre 2013 y 2015.

En una conversación mantenida el 17 de febrero de 2017 por Villarejo con el empresario Adrián de la Joya, el ex mando policial (en prisión provisional desde noviembre de 2017 por el “caso Tándem”) asegura que en 2012 advirtió al entonces director general de la Policía Ignacio Cosidó qué sucedería si le cesaban: “Dile “al barbas” (apodo con el que se refería a Rajoy) que lo meto en la cárcel a él el primero”.

Villarejo expresaba abiertamente su malestar por el cese unos días antes del también comisario Enrique García Castaño, imputado en el procedimiento y a quien la Fiscalía atribuye una “directa participación” en la operación, como jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía. “Le he dicho, eres un mierda, cómo lo has permitido. Que, ¿qué voy a hacer? Digo, pues lo que yo hice en el 2012”, le recriminó, “cuando me vino el Cosidó no sé qué no sé cuánto y tal y cual...dije, no tienes cojones”, le contó a su interlocutor. “Llego por la tarde y me dijeron que había sido un error, que perdonara el error”, contó ufano.

Así consta en el escrito en el que la Fiscalía pide la imputación de los ex ministros María Dolores de Cospedal y Jorge Fernández Díaz, quienes considera que conocían la operación para sustraer esa documentación a Bárcenas, una operación que se habría llevado a cabo a través del entonces secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, también imputado.

El ex comisario, que según la Fiscalía propuso en esa misma fechas a García Castaño tras ser cesado que utilizara la información de la que disponía de la “operación Kitchen” a “modo de chantaje contra sus superiores”, ya dejó entonces claras sus intenciones: el “tonto polla del asturiano” (mote con el que también identificaban a Rajoy) “me podrá meter en el maco” -aseguró al empresario- “pero le busco una avería que se caga”. Y De la Joya apostilla: “Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el p... Rajoy hablando de toda la mierda”.

En su conversación con García Castaño, Villarejo asegura que hablaba con Cospedal “a calzón quitao”. Su interlocutor le pregunta: “¿La Cospe qué dice de todo esto?”. “Que ya hablaron con el presidente”, le aclara el entonces comisario, que cuenta a “el Gordo” (apodo de García Castaño) que tiene toda la información obtenida del ex chofer de Rosalía Iglesias que compromete al PP a buen recaudo. “Las cosas así delicadas las tengo emboscadas, y digo, en caso de muerte o en caso de que yo avise ¡pom! Esa, esa de esta, fuera”. Además, reconoce que tiene “copias de seguridad en el extranjero” de cosas “digamos sensibles”.

Villarejo reprocha a su compañero que no utilizara esa información para impedir su cese. “Yo les habría dicho, dile al ministro que le busco la ruina y al secretario de Estado o a quien te haya dicho esto que les busco la ruina a todos, díselo a ver si tienen cojones”. Y vuelve a recordar lo sucedido en 2012 “cuando el tema de Ignacio González” (el ex presidente madrileño procesado por el “caso Lezo” en noviembre del pasado año). “Me dijo el Cosidó me das la información y no sé qué y lo mandé a cagar...le dije a Pino (Eugenio Pino, entonces director adjunto operativo de la Policía) trasmítele que le monto un chocho a todos que se cagan”. “Me llamó la Cospe, joder no delates a nadie, que tal... Y yo ¿cómo que no? Os busco la ruina a todos y al primero al “barbas”, a tomar por culo!”.

“Con toda la información que tienes..”, le reprocha. “Una operación para coger, una operación para quitarle al Bárcenas los papeles que le comprometían al presidente, no me jodas macho, ¿eso qué es? Yo que tú, de verdad, eh, sacaba los dientes”, recalca al tiempo que le insta a “tirar para adelante con el tema del “cocinero” (apelativo con el que se referían al chófer de la mujer de Bárcenas)”. “Yo que tú, de verdad, sacaba los dientes”.

Según la Fiscalía, además de pagarle 2.000 euros al mes más gastos con cargo a los fondos reservados, los responsables de Interior abonaron también con esa partida 700 euros para “compra pistola para cocinero” y otros 1.905 euros para adquirir material informático con el objetivo de que pudiera volcar la información obtenida de los móviles de Bárcenas.