Macarena Olona, el azote del Congreso

La han llegado a denonimar como “Mike Tyson” o diputada “destroyer” por cómo noquea al adversario con el léxico castellano

La diputada de Vox, Macarena Olona es considerada como el “azote” del Congreso por sus interpelaciones contra los miembros del Gobierno. No improvisa, mide cada una de las palabras que dedica al adversario y detrás de tres minutos puede haber 17 horas de trabajo. Subraya a colores sus papeles, tiene una gran memoria fotográfica y noquea al adversario con el lenguaje popular y el léxico castellano más sutil en busca de respuestas. Le han llegado a denominar como la “Mike Tyson” del arco parlamentario. “Nunca hagas una pregunta cuya respuesta no sepas de antemano”, es una de sus máximas.

Hoy sus dardos fueron contra el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias con quien mantuvo un cara a cara donde le preguntó si “la cal ya no es tan viva desde La Moncloa”, le afeó lo “fácil ha sido pasar de la lucha en las calles con el puño en alto, a los posados en las revistas, al más puro estilo Preysler de Galapagar" en referencia a Irene Montero.

También con el “caso Dina” se ha enfrentado a Iglesias e incluso a la vicepresidenta Carmen Calvo, quien delegó su respuesta en el ministro de Justicia. “Lío de faldas”, “culebrón venezolano”, “lodazal” fueron algunas de sus expresiones. Ha denominado a Dina Bousselham como “concubina judicial” de Iglesias.

Se enfrentó al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por la “gestión criminal” de la crisis de la Covid e incluso, acusó en una entrevista al Gobierno de “practicar la eutanasia” a 8.000 ancianos en las residencias. En defensa del erario público y contra la corrupción recriminó la crompa defectuosa de mascarillas y adviertió de que “los corruptos, como las ratas, lo que buscan es la oscuridad”.

Le echó a la ministra de Igualdad, Irene Montero un rapapolvo en comisión a quien le dijo que “como mujer está muy perdida”, que en su grupo parlamentario “despierta un sentimiento de lástima” porque "piensa que una mujer es más mujer porque no lleve las axilas depiladas. Ustedes piensan que es un insulto un piropo bonito”. Uno de sus discursos de impacto fue cuando aseguró, en la tribuna de oradores, que el “hombre no humilla, humilla un cobarde, el hombre no mata, mata el asesino y la violencia no tiene género”. Hizo que la bancada de izquierdas se sintiera incluso ofendidas y mostraran caras de asombro.

Olona, asegura que se tomaría un café con Irene Montero, para explicarle lo que se está perdiendo por “no tener ni idea de lo que es ser y representa ser una mujer”, y a Calvo no le concede ya ni la “presunción de inocencia”.

Defensora de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, suele decir que tiene el corazón mitad azulado -por la policía nacional- y mitad verde -por la Guardia Civil-. Ha llegado a acorralar al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, por la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos o del entonces coronel de la UCO, Manuel Sánchez Corbí: “Los ceses son porque odia a la Guardia Civil y el origen está en Bilbao hace 20 años”.