La maldición del bipartito que no falla

Los naranjas ceden hasta 227.000 votantes al PP y son el partido que más fugas sufre en cinco meses. Mientras, Más Madrid comienza a desinflarse en favor del PSOE y Unidas Podemos

Los pronósticos electorales otorgan el liderazgo sin ambages a la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Un respaldo total de los madrileños en medio de la pandemia que ha polarizado la batalla política que ha emprendido el Gobierno de Pedro Sánchez, pero que deja anuladas sus pretensiones y las de Más Madrid para una moción de censura o para que pulse el botón del adelanto electoral. A pesar de que es uno de los escenarios que hasta ahora contemplaba Ayuso, los datos no lo corroboran. Gana hasta 277.404 votos en solo cinco meses y se hace con los once escaños que pierden sus rivales a la derecha, Ciudadanos y Vox. La fuga de los naranjas a los populares evidencia que el bipartito en la Comunidad solo beneficia a Ayuso, que consigue nuevos electores tanto a derecha como a izquierda. Del vicepresidente Ignacio Aguado salen ya 227.000 votantes a Ayuso.

En Vox, el Partido Popular también recauda electorado. Hasta 48.000 votos de Rocío Monasterio. A su izquierda, también saltan las alarmas, al lograr 26.000 votos procedentes de los socialistas. Es además, el partido que mejor fideliza el voto, al retener hasta un 91,7 por ciento de sus votantes, aunque hasta 33.000 de sus simpatizantes se quedarían en la vía de la abstención. El número de nuevos electorales que recibe, son también un buen indicador de que los más jóvenes avalan su gestión en estos meses. Se hacen con 18.000 votos nuevos. El partido que más recibe, por este medio.

Los socialistas también fidelizan su voto, pues hasta 710.000 volverían a depositarle en la urna su apoyo. Sin embargo, deben tratar de mimar a su electorado, que se atisba insatisfecho con su hoja de ruta, pues hasta 88.000 votantes socialistas, hoy se quedarían en su casa de convocarse elecciones. Son el partido que más electorado pierden por esa vía. Aún así, logran mantenerse al no perder ningún escaño en la Asamblea de Madrid. Pero, sin embargo, según los datos de NC Report, pierden ya 67.000 votantes que se reparten tanto hacia el bloque de la derecha como al de la izquierda. A los populares y a Ciudadanos les regala 48.000 votos, 26.000 al PP y 22.000 a los naranjas, mientras que a Más Madrid y Unidas Podemos, hasta 18.000.De su electorado parten hasta 11.000 votos a Vox.

Buena prueba de que los morados continúan estancados, ni pierden ni ganan escaños, pero sí votantes: 20.000 menos en total. 16.000 se fugan al PSOE y 14.000 a Más Madrid. Los de Íñigo Errejón, que se dejan cuatro escaños, deben mirar tanto a Unidas Podemos, a donde cede 34.000 votos, como al PSOE, que recibe 31.000 votos. Además, hasta 83.000 militantes suyos optarían por la abstención.

Mientras, para el cuartel general naranja, los datos no son favorecedores. Ven como hasta 227.000 de sus fieles emigran al PP. Solo logran robarle al PP, 16.000, y 6.000 votos a Vox. Se quedan con 310.000 votantes que les apoyaron el pasado 26-M y al PSOE consiguen arañarle 22.000 apoyos. En los bipartitos, el partido más débil suele correr esa suerte, la de que los logros los rentabiliza mejor el partido más fuerte. Por la abstención pierde hasta 55.000 votantes.

El partido de Santiago Abascal retiene bien a su electorado, pues tan solo 14.000 de sus afines no acudirían hoy a los colegios electorales para demostrarle su apoyo. Sin embargo, debe vigilar ya su estrategia y discurso, pues hasta 48.000 militantes avalan a Ayuso y Cs le roba 6.000 votantes. 54.000 votos menos entre los partidos con los que compite.