Sánchez salva sus Presupuestos gracias al apoyo de independentistas y abertzales

El Gobierno logra una amplia mayoría, apoyado en ERC, PNV, EH Bildu o PDeCAT, para salvar el trámite parlamentario y que las cuentas sigan su curso en el Senado

El Gobierno ha logrado su objetivo. Los Presupuestos Generales del Estado que le garantizan la supervivencia política hasta agotar la legislatura han recibido el aval del Congreso de los Diputados. Ahora pasarán al Senado para seguir su tramitación: se espera su aprobación dentro de dos semanas y volverán de nuevo a la Cámara Baja para ser aprobados definitivamente el próximo 29 de diciembre, de manera que no sea necesaria una tercera prórroga de las cuentas de Cristóbal Montoro. “Hay Gobierno para muchos años”, resumen exultantes en el PSOE.

Pedro Sánchez consigue, de este modo, sacar adelante sus primeras cuentas, dos años después de llegar al poder en 2018, y lo hace con una mayoría ampliada respecto a la que le llevó a Moncloa por primera vez en la moción de censura y la que le revalidó en el cargo en enero de 2020 tras la repetición electoral. 188 diputados, que han bailado a más y a menos durante las votaciones de los dictámenes, ratifican la vía de la investidura con ERC y Bildu, como pretendía Pablo Iglesias, y que deja aparcado a Ciudadanos, aunque desde el sector socialista no se ha roto la interlocución y se espera recuperar su apoyo en el futuro, tras la aprobación de las cuentas, para abordar otros proyectos.

Desde el Gobierno se destaca que estos Presupuestos son los del diálogo y el pacto, no en vano, el Ejecutivo ha logrado granjearse el apoyo de una decena de partidos ajenos a la coalición, ERC, PNV, EH Bildu, Compromís, Más País, PDeCAT, Nueva Canarias, Teruel Existe y Partido Regionalista Cántabro, que representan 34 escaños. Sin embargo, la debilidad aritmética del Ejecutivo -que solo representa 155 diputados- ha quedado de manifiesto en el debate y aprobación de las enmiendas.

La curiosa entente de los partidos independentistas ERC y Junts per Catalunya con los partidos de la derecha PP, Ciudadanos y Vox ha logrado imponer algunas propuestas en contra del criterio del Gobierno sobre el IVA de las bebidas azucaradas o sobre la ampliación de las dotaciones para Dependencia. Dejando así de manifiesto que la mayoría del Gobierno es precaria y que, aunque a priori no haya alternativa, no tiene una solvencia suficiente para sobrevivir sin sus aliados.

Sin embargo, en el Ejecutivo consideran solo “socio prioritario” al PNV y eluden hacer extensiva esta condición a ERC y EH Bildu cuyo apoyo coyuntural a las cuentas tendrá que sostenerse en el tiempo para adquirir ese estatus. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, exultante por la aprobación de sus primeros Presupuestos, ha comparecido en el Congreso después de la votación, donde ha asegurado que la “vocación del Ejecutivo es consolidar esta mayoría y ampliarla en la medida de sus posibilidades”.